“Loving Vincent”; cine policíaco compuesto por 65000 pinturas al óleo

Nota:
La película Loving Vincent ha hecho posible lo imposible en el mayor homenaje que puede tener la figura de Vincent van Gogh

Hace un año me llegó la noticia de que más de un centenar de locos pintores estaban sumergidos en un proyecto homenaje a Vincent van Gogh. Éste se trataba de Loving Vincent, la primera película animada del mundo pintada completamente a mano. Se trata de una obra compuesta por 65000 pinturas al óleo con la técnica de Van Gogh. Todo era muy llamativo, pero faltaba por ver si el resultado era positivo o por lo contrario, ya que por algo nunca se había hecho antes, entorpecería el dibujo el seguimiento de la trama y la comprensión de las imágenes. Además, por muy bonito que sea todo, faltaba por ver si la historia que nos presentaba realmente merecía la pena.

Pues sí, es cierto que todo es precioso, pero para nada entorpece el seguimiento de la historia. ¡Y qué historia! Sí tenían verdaderamente algo que contar. No era una mera excusa para que un centenar de artistas bohemios se encerrarán en sus sótanos a pintar. Loving Vincent es cine policíaco puro, del modo más clásico, en el que el hijo de un amigo de Van Gogh intentará descubrir los motivos de su muerte pues muchas pistas apuntan a que ese suicidio ha sido simulado. De este modo, no nos meten en un relato biográfico de Van Gogh, pese a que tenga elementos de su vida en forma de pequeños flashbacks, sino que es una historia sobre su muerte, para poder conocer mejor los demonios del pintor, así como su humanidad.

Loving Vincent

Conociendo más sobre su muerte, conocemos más sobre su vida

Han acertado plenamente al tratar desde este punto de vista la historia que querían contar. Te mantiene enganchado a la butaca y por momentos llegas a pensar que es probable que lo que sabías sobre el pintor hasta la fecha fuese mentira y que igual había otra lectura que te mostraba esta cinta. Juega, en este sentido, muy bien con el espectador y consigue que te sumerjas en este suspense durante hora y media.

Las actuaciones están muy bien pese a no ser lo que más destaque de la obra. Quiero mencionar la aparición de Jerome Flynn (Bronn en Juego de Tronosel cual sirve para esclarecer todo lo ocurrido.

Loving Vincent

Una experiencia única

Pero bien, toca hablar del nivel artístico. No tengo mucha idea de pintura así que abordaré la cuestión desde la ignorancia. Solo puedo decir que lo que he visto es precioso y un homenaje perfecto a la obra del pintor. Todo se comprende perfectamente y en ningún momento te saca de la película. Además, en muchísimas escenas puedes ver imágenes que son guiños directos a cuadros concretos del autor, como se aprecia desde el primer plano de la cinta. Esto va acompañado de escenas en blanco y negro, en los flashbacks, con una estética hiperrealista que te hará plantearte si no habrán introducido escenas en live action. Pero no es así.

Si tuviera, me quitaría el sombrero ante esta obra que sin duda va a pasar a la historia y es desde ya de visionado obligado. Preciosa a la par que entretenida, por lo que poco puedo añadir más que Loving Vincent es una película perfecta. Mi enhorabuena al trabajo de estos locos pintores que quisieron representar a un loco pintor, y lo consiguieron. Ahora ellos también merecen un homenaje, y es seguro que se llevarán muchos en la temporada de premios.

J. Justo Moncho

ha escrito 269 artículos en Ciempiés.

A %d blogueros les gusta esto: