50 Festival de Sitges – Día 5: Brawl in Cell Block 99/ Dhogs/ El habitante/ The Little Hours

Día excitante lleno de muchos de los títulos más esperados de la edición, entre los que se encontraban dos cintas que en general cumplieron con las entusiastas expectativas; la surcoreana The Villainess Brawl in Cell Block 99 de S. Craig Zahler; que ha ofrecido una de los momentos más memorables del excitado público de Sitges; conquistando a aplausos con sus roturas de huesos y cráneos. Vaughn y Zahler estuvieron presentes en la presentación y uno de sus actores de reparto, Udo Kier recibió el premio Màquina del Temps. Cinco cintas vistas en el quinto día las cuáles les comento a continuación, dejando mi opinión sobre A Ghost Story de David Lowery para una crítica individual aparte.

Brawl in Cell Block 99 (S. Craig Zahler, USA) – Oficial Fantàstic Competició

Tras el excelente debut que supuso Bone Tomahawk – Mejor Director en Sitges y una de las revelaciones del año para la prensa y la cinefilia en 2015; el estadounidense S. Craig Zahler vuelve al festival con un drama carcelario de enorme espíritu Grindhouse. La propuesta más brutalmente violenta del año.

Bradley es despedido de su trabajo y a causa de las dificultades de su matrimonio, volverá a la delincuencia trabajando de repartidor de droga para un poderoso jefe; en uno de esos trabajos que realiza conjuntamente con dos mexicanos del nuevo socio negociador saldrá mal y terminará yendo a la cárcel. Ante lo acontecido, el mafioso mexicano busca chantajearle secuestrando a su esposa embarazada y pidiéndole un favor a partir del cual se verá inmerso en un brutal descenso a los infiernos.

Al igual que en Bone Tomahawk, Zahler va tejiendo pausadamente el tremendo crescendo que se nos avecina, ofreciendo ráfagas de violencia a puñetazos con los que Zahler vuelve a ofrecer una interesante reflexión sobre nuestro instinto violento y la resistencia del cuerpo. Todo desde unas cuidadas formas que remiten al espíritu Grindhouse de los setenta, aderezada por una violencia bestial y diálogos realmente brillantes dignos del maestro Tarantino.

Zahler ofrece una espiral de violencia y un descenso a los infiernos a un fantástico Vince Vaughn, fuera de su registro cómico y poniendo su enorme cuerpo e iracundo rostro al servicio de un personaje que se gana la simpatía del espectador por su código moral y su deseada paternidad, buscando la salvación de su esposa en una carnicería de huesos rotos y cráneos aplastados que resulta un deleite para el fan más entregado del festival.

Sin resultar perfecta y un tono lúdico y desenfadado que puede hacer que no se la destace tanto como el western caníbal Bone Tomahawk, la nueva cinta de Zahler es un disfrute mayúsculo para el festival con su mirada particular de la violencia y la sequedad de los golpes que se transmiten al espectador; no sabemos si tendrá presencia en el palmarés pero sin duda es ya una de las cintas más memorables de la cincuenta edición.

Valoración: 8/10

Dhogs (Andrés Goteira, España) – Oficial Fantàstic Competició

Financiada por “crowd-founding” y comprada por Sitges en el famoso Marché du Film de Cannes, el debut de Andrés Goteira supone una de las películas más radicales e interesantes del panorama nacional; suponiendo además la primera película en habla gallega que compite en la Sección Oficial del Festival.

Con vibrantes destellos de la radicalidad de Leos Carax y Gaspar Noé, Goteira ofrece un ensayo metaficcional con el que rompe la barrera y enfrenta al espectador al consumo que hacemos de la ficción, de la pasividad que ejercemos sobre la violencia e injusticias.

Dhogs nos habla de los mecanismos del cine, de la actuación y de la sensación poderosa del espectador frente a la pantalla y la ficción; Dhogs busca vitaminar su mensaje de qué hay que pasar a la acción frente a la pasividad e indiferencia que rodea este violento mundo, dentro de unas formas conceptuales y experimentales que no agradarán a todo el mundo pero que supondrán para el ávido espectador una de las sorpresas más agradables de nuestro cine este año.

Valoración: 7/10

El habitante (Guillermo Amoedo, México) – Oficial Fantàstic Competició

Colaborador habitual de Nicolás López y de las últimas cintas de Eli Roth, el mexicano Guillermo Amoedo ofrece en su segundo largometraje una mirada poco lograda del subgénero de exorcismos, ofreciendo un sentido valorativo de la religión que deja indignación en su tramo final.

Tres jóvenes hermanas deciden robar la casa de un senador mexicano, tras tomarlos como rehenes y no encontrar el dinero prometido, descubrirán que en el sótano el matrimonio esconde atada a su propia hija a causa parece de una posesión demoníaca.

A partir de aquí, el guión del propio Amoedo enfrenta a las tres hermanas a la infernal infancia de las tres, plagada de violencia, abusos y fanatismo religioso; juegos demoníacos con los que Amodeo parece ofrecer la casual y habitual critica a la religión y sus métodos dentro de un relato bastante funcional del cine de exorcismos.

Sin pena ni gloria la cinta avanza hasta llegar a un chocante final que indigna por el mensaje que aporta a favor del perdón en su tesitura cristiana (tan simple e insatisfactorio en muchos momentos) a un tema de gran gravedad y que es imposible solucionar con un mero perdón divino, bajando enteros en sus posibilidades dentro del festival; suponiendo incluso uno de los peores títulos de la Sección Oficial.

Valoración: 4/10

The Little Hours (Jeff Baena, USA) – Noves Visions One

Jeff Baena junto al apoyo de dos de las actrices que más marcan el carácter gamberro de la nueva comedia estadounidense (Alison Brie y Aubrey Plaza) adapta la mítica compilación de cuentos medievales de Boccaccio para actualizarlo a una comedia obscena y gamberra que resulta estar más cuidada en el apartado estético de lo que habitualmente suelen estarlo este tipo de cintas.

La acción se traslada a un convento de monjas algo pintorescas y malhabladas al que terminará llegando para salvar el cuello un vasallo (Dave Franco) que sedujo a la esposa del señor al que servía y que se refugiará con el beneplácito del fraile (John C. Reilly) en ese convento haciéndose pasar por sordomudo. La presencia de un hombre desatará un loco juego de deseos sexuales y de seducción entre las tres monjas protagonistas.

Con una fotografía y composición visual mas cuidada de lo habitual en las comedias estadounidenses de este tipo, Baena sabe liberar a sus talentosas actrices cómicas (Brie y Plaza) en un juego de gags sobre sexo, religión e insultos por doquier que resulta disfrutable en líneas generales pese a que por momentos sea reiterativa; recordando en ese espíritu del escándalo a los Monty Python en algunos momentos.

The Little Hours es una comedia femenina que aborda el deseo sexual de las mujeres y la represión – sobretodo hacia ellas – por parte de una religión cristiana que de Santa Madre Iglesia tiene poco. Un reparto de cómicos notable (vale la pena disfrutar de Reilly y de Molly Shannon) que quizás cuida menos a sus personajes masculinos, pero eso incluso ya puede formar parte de la rebeldía e intransigencia de esta recomendable gamberrada.

Valoración: 6/10

 

Jose Asensio

Jose Asensio ha escrito 157 artículos en Ciempiés.

A %d blogueros les gusta esto: