“La suerte de los Logan”; los perdedores también roban con clase

Nota:
Soderbergh regresa en La suerte de los Logan con una versión paleta de Ocean’s Eleven, protagonizada por Channing Tatum, Alam Driver y Daniel Craig

Tras intuir varias veces su retirada final de la dirección de cine – lo cual dio para la excelente serie The Knick; terminada antes de lo deseado -, Steven Soderbergh termina volviendo al séptimo arte alzándose en La suerte de los Logan como una de las voces más versátiles y difíciles de encorsetar del cine estadounidense contemporáneo. Cogiendo los aires del cine de atracos clásicos como en su exitosa trilogía Ocean’s, Soderbergh da un giro hacia la América sureña más paleta para presentarnos a un grupo de perdedores habilidosos para atracar la caja fuerte de un circuito de la NASCAR.

Soderbergh nos presenta a dos hermanos, uno cojo y el otro manco, que han visto su éxito juvenil venido a menos por la Guerra de Irak y las heridas que eso les deja en una situación económica empobrecida, en una zona marginal del sur estadounidense en la que la diferencia entre los ricos y pobres es más que evidentes. Tras verse sin trabajo uno de los hermanos planea dar el golpe en el circuito de la Nascar en pleno gran evento, formando un grupo en el que necesitarán la colaboración de un experto que ahora mismo de encuentra encarcelado.

La suerte de los Logan

Atracando la Nascar

Con un ágil ritmo, elegancia y ligero entretenimiento con el que Soderbergh deja a las claras su habilidad y pasión como narrador; La suerte de los Logan se torna en la versión de clase baja del grupo Ocean; ofreciendo el retrato de unos personajes desgraciados, más chabacanos y estúpidos que el refinado grupo de la famosa trilogía. Soderbergh ofrece una visión más certera de la imposibilidad del sueño americano dentro de una ligereza llena de carisma e ingeniosa comedia, exponiendo con socarronería y cinismo la situación de abandono de esas partes del país, en las que sólo unos pocos parecen vivir por encima de la media (en términos de bienestar económico y social).

Sin evitar cierta autoconciencia, Soderbergh deja un ligero entretenimiento en el que cabe destacar un numeroso e inspirado reparto encabezado por unos notables Channing Tatum y Adam Driver en la piel de los dos hermanos y la loca y gamberra encarnación de Daniel Craig como el experto atracador en una composición con la que muestra su valía de romper con la imagen icónicamente “bondiana” que ha caracterizado su carrera. A ello se añaden breves apariciones de estimables actores como Katherine Waterston, Hilary Swank o Macon Blair. La suerte de los Logan es un entretenimiento ligero y hábil, sin grandes pretensiones; la versión barriobajera y sureña de las películas de atracos y un buen retrato de la imposibilidad del llamado “sueño americano”.

 

Jose Asensio

Jose Asensio ha escrito 462 artículos en Ciempiés.

A %d blogueros les gusta esto: