“Stranger Things 2”; parecía imposible, pero los nuevos capítulos acrecentan el nivel de la serie

Nota:
El Hawkins más oscuro e independizado de la hegemonía Once nos llega con la nueva temporada de Stranger Things

Esta reseña contiene spoilers de ambas temporadas de Stranger Things. Leedla bajo vuestra responsabilidad. 

Vuelven las aventuras en bicicleta tras el colegio entre recreativas y Dragones y Mazmorras. Vuelve el misterioso y oscuro rastro extradimensional al interior de una ochentera Indiana. Vuelve la serie revelación del año pasado. Vuelve la obra que ha creado escuela. Vuelve el Mundo del Revés, vuelve Hawkins. Vuelve Stranger Things.

Y vuelve una pandilla que intenta regresar a la normalidad cuando va a celebrarse un año de lo ocurrido con Once y el Demogorgon. Pero para Mike resultará muy difícil continuar y hacer como si Once jamás hubiese existido, aunque más difícil se le hará a Will, el cual regresa más rarito y con episodios en los que salta al Mundo del Revés y donde ve a un monstruo gigante en el cielo el cual parece tener cierto interés en él.

Stranger Things

Vuelven con la misma fórmula pero al mismo tiempo con grandes diferencias. Hablamos de una temporada donde la pareja infantil protagonista de la primera, Mike y Once, da un paso al lado para dejar que despeguen sus compañeros. Y es verdad, si te detienes a pensarlo, Mike es el menos protagonista de todos los que aparecen durante esta nueva tanda de capítulos, aunque lo realmente sorprendente es el poco interés que aporta la trama de Once y lo muy desconectada que está del resto.

Stranger Things

Más allá de Once

Para aquellos muchos que pensaban -bueno, vale: “pensábamos”- que Once era el pilar principal de la serie, sin la cual no se sostendría porque era lo que la convertía en un producto realmente especial, los Duffer han preparado esta sorpresita y nos la ha lanzado a la cara: sin ella la serie funcionaría igualmente. Su papel se basa esta temporada en abrir tramas aburridillas en las que explora su pasado y conoce un pelín más de los experimentos que le hicieron, algo que no nos importa porque la acción está en otro lado, y luego pasar el último capítulo por la casa donde están todos, que buscaban cómo cerrar un portal, decir que ella sabe y ofrecerse a colaborar. Fin.

No se ha pispado mucho de lo que estaba sucediendo, lo que no quita que sea un personaje que nos encante y disfrutemos con sus momentos, muy emocionantes de principio a fin, y que además Millie Bobby Brown sea la que nos brinde la mejor interpretación llena de matices. -Por cierto, el capítulo 7 no existe. No podéis cortarnos así la acción, cabrones-.

Stranger Things

Dustin, la gran estrella de Stranger Things 2

Ahora bien, la verdadera estrella de esta temporada es sin duda Dustin y sus nuevas “perlas”. Ah, y el bicho que se encuentra y resulta ser un Demogorgon. Coge el relevo de Mike y se convierte en el personaje más interesante de la serie, muy muy divertido, y el que encabezará tanto la aventura como la unión entre las ramas del equipo que ya vimos la temporada pasada: adultos, adolescentes y niños. El gran acierto junto el unirlo con un reformado Steve -el cual hay que decirlo, me ha encantado, haciendo que, al contrario de la temporada anterior, me caiga bastante mejor que Jonathan– creando una pareja divertidísima y muy fraternal que capitaneará la resistencia contra los Demoperros.

Stranger Things

Hawkins recuerda a Bárbara

La vertiente adolescente se enfrenta a problemas de desamores, motivo por el que acaba Steve en el equipo de los niños, nuevos romances y, muy importante, buscar justicia para Bárbara, uno de los mayores cabos sueltos de la primera temporada de Stranger Things.

Por último, habiendo dejado cosas porque hay muchos personajes esta vez, nos encontramos a Joyce sobreprotegiendo a Will a la vez que inicia un romance con Bob, un nuevo personaje de la serie. Jim Hooper, por su parte, vuelve a ser el puto amo -no encuentro una palabra mejor para describirlo- además de mostrarnos en esta ocasión su lado más tierno al hacer de padre adoptivo, y también sobreprotector, de Once.

Stranger Things

La nueva temporada funciona perfectamente pese a haber tantas diferencias. Prometieron que Stranger Things regresaría más grande y oscura y es cierto. Nos han ampliado el universo de una forma tan estructuradamente lógica que ha callado la boca a gente como yo que decía que no era necesaria una secuela y quedaría artificial, estirando el chicle. ¡Qué va! Tenían mucho más que contar pues la primera vimos un Demogorgon y pensamos que era un final boss poderoso. Ilusos. Ahora tenemos varias decenas, en formato canino, para dejar ver que lo realmente importante es el bichejo Lovecraftiano que se ha interesado por Will. El verdadero rival al que consiguen evitar de forma super épica, con escena bestial de Once levitando levemente, pero al que saben que tarde o temprano tendrán que enfrentarse para que el Mundo del Revés no invada nuestra realidad.

Stranger Things

¿Segundas partes no son buenas?

Funciona por este motivo sencillo, ha conseguido adaptar lo necesario para crear una secuela de éxito: meter muchas diferencias pero sin alejarse del original, al mismo tiempo que presentan un mal mayor al anterior y expanden el imaginario de este mundo. Hasta las nuevas incorporaciones al grupo conocido, que habitualmente quedan muy artificiosas, funcionan perfectamente. Me ha gustado el personaje de Max, el cual les ha ayudado a crecer, dando un paso hacia la adolescencia, y creo que puede dar mucho juego, pero me ha maravillado el de Bob, el pringado que todos queremos y con el cual he sufrido más en todo Stranger Things.

No voy a mentir, tengo muchas ganas de volver a ver ambas temporadas, siendo esta última la que me ha convertido sin duda en fan de la serie. Y sí, quiero ver lo nuevo que está por llegar, pues sabemos que es un producto que funciona de maravilla y no existe yuxtaposición a ningún personajes en particular. Ni a Once. Cada vez que acababa un capítulo pensaba, “joder, creo que me está gustando más que la primera”, hasta acabar el noveno donde ya puedo decirlo: Stranger Things 2 es mejor que la anterior.

J. Justo Moncho

ha escrito 285 artículos en Ciempiés.

A %d blogueros les gusta esto: