“Liga de la Justicia”; entretiene lo suficiente para omitir sus cuantiosos fallos

Nota:
Zack Snyder vuelve a fallar en Liga de la Justicia pero consiguen salvarla sus carismáticos personajes

Por fin se ha estrenado la esperada primera película del supergrupo por excelencia de DC Comics. La apuesta definitiva para poder hacer frente al todopoderoso tándem formado por Disney y Marvel. Una película que cuenta con varios personajes nuevos, nunca presentados en la gran pantalla y algunos ni en la pequeña, y otros que ya hemos visto recientemente. Una obra, como decía, que muchos fans llevan años esperando. ¿Es Liga de la Justicia el producto que merecíamos?

Voy a ser sincero, pese a que siempre he tenido esperanza en que este universo encontrara el camino y pudiera consolidarse con grandes obras que me hicieran disfrutar como hacen Marvel y Disney -más teniendo en cuenta que mis personajes de cómics preferidos pertenecen a éste- afrontaba Liga de la Justicia muy desganado y con las expectativas por los suelos. En parte por los avances, en parte por la reacción de los críticos de grandes medios, en parte por Zack Snyder, en parte por Warner. Pero creo que este pesimismo que traía me ha posibilitado ver la película desde otros ojos, rindiéndome a la mera diversión e intentando desatender los obvios y cuantiosos fallos que ésta tiene. Pues, joder, me lo he pasado bien.

Liga de la Justicia

Lo raro es que me resulta más sencillo citar los aspectos negativos de la producción que los positivos, pero en su conjunto los segundos eclipsan los primeros. El guion no es bueno, seamos sinceros, y tiene más agujeros que la jeta de Killer Croc. La cinta arranca ya empezada, evitando presentar ningún conflicto, villano, personajes y motivaciones de cada uno. Es así y te lo tienes que tragar, como si viniera todo de una primera parte que no hemos visto. Está estructurado más con formato capítulo de televisión que como largometraje.

Liga de la Justicia

Mucho negativo, pero asumible de momento

El ritmo también tiene problemas, dedicando un arranque super largo a diferentes secuencias de batallas -entretenidas en su mayoría- y a la media hora empezamos a “conocer” los personajes que formarán el grupo aunque no a primeras, pues se harán de rogar para poner un poco nervioso al espectador aun sabiendo que acabarán juntos. Se podría haber destinado este metraje de indecisión a otros aspectos más interesantes, como explicar quién cojones es esta gente, pero se puede dejar pasar fácilmente.

Esto último también es algo muy negativo pero que es culpa de la construcción del DCEU en sí, la falta de presentación de personajes. Mientras que Marvel y Disney han expuesto las piezas y el tablero del juego con mucho esmero y cuidado, DC y Warner lo han hecho a correprisa y te han plantado las cosas en la cara esperando que tú conozcas lo que se niegan a explicar. ¿El pasado de Flash, Aquaman, Cyborg? ¿Un poquito de Apokolips, Cajas Madre y Steppenwolf? ¡¿Para qué?! Lo enseñamos todo y luego ya descomponemos el producto en películas individuales que expandan y expliquen este lío. La trayectoria totalmente opuesta al presentar y luego juntas del MCU. En lugar de un crossover han hecho una película que luego tendrá muchos spin-offs.

En tema de diálogos también encontramos algunos bastante ridículos que parecen parodiar el mismo ideal del superhéroe y los cómics. Otro aspecto que no se salva es la fotografía en ciertos momentos, con planos estúpidos y poco acertados.

Liga de la Justicia

Si se pretende abusar del Paint hay que aprender a utilizarlo

Bueno, también está el tema del CGI que da para un ensayo completo. ¿Qué les pasa a Warner con los efectos? ¿Cómo es posible que su hermana pequeña HBO consiga mejores resultados en series como Juego de Tronos, a años luz que estas películas de tanto presupuesto? El croma de Liga de la Justicia canta, los poderes y paisajes apocalípticos dan penita y los malos con diseño nivel Paint. Esto es más preocupante de lo que parece, pues si realmente no pueden afrontar este requerimiento mínimo y fundamental en una superproducción de superhéroes deberían plantearse abandonar y centrar esfuerzos en otros tipos de cintas.

Pero la película es divertida si consigues asumir todo esto como logré yo. Bastante mejor que sus antecesoras Batman v Superman y la insufrible Escuadrón Suicida. Los personajes en general funcionan perfectamente y con ellos es más fácil navegar entre momentos tormentosos. Como equipo son creíbles por el simple hecho de querer mostrarlos como novatos que nunca han trabajado junto a nadie ni se han enfrentado a una amenaza de ese tamaño. Pero, además, por separado resultan muy carismáticos en su mayoría.

Liga de la Justicia

Los superhéroes al rescate de la película

Los que conocíamos siguen igual, quizá un Batman con mayor diámetro, un Superman más cómodo en el traje y una Wonder Woman espléndida como ya vimos en junio. Me detengo en ésta última para criticar negativamente otra cosa, la sexualización exagerada que se ha llevado a cabo sobre el personaje interpretado por Gal Gadot, pues de todos los planos protagonizados por ella el 80% son de su trasero, y eso que venimos de una película en solitario donde se empoderaba a la mujer y aquí se la relega a algo para hacer bonito.

Liga de la Justicia

Ahora bien, lo mejor sin duda son los nuevos personajes, que son también los que más curiosidad despertaban en Liga de la Justicia. Aquaman es quizá el mejor, consiguiendo Jason Momoa hacernos simpatizar con un personaje muy maltratado en adaptaciones y haciendo que por fin lo tomen en serio. Flash es el miembro cómico del grupo y probablemente será el preferido de muchos, con una interpretación de Ezra Miller muy divertida -su jeta en el Batmóvil digna de enmarcar- la cual se basa en soltar chistes pero que en su mayoría funcionan -solo resulta cargante un par de veces-. En cuanto a Cyborg, siendo el personaje que menos interesaba a nadie, consiguen darle un halo de misterio que funciona en gran parte de la cinta, aunque no encuentre su lugar en las escenas de acción.

También un gran acierto recurrir a los temas míticos del Batman de Burton y del Superman de Donner para la banda sonora, un guiño muy simpático y agradecido ya que el resto de temas son irregulares.

Liga de la Justicia

Diversión y punto

Respondiendo a la pregunta del principio, no creo que sea Liga de la Justicia el producto que merecíamos los fans, pero sí es una película lo bastante entretenida para hacerte pasar un buen rato. No es una maravilla ni mucho menos, y le quedan mil aspectos a Warner por mejorar en este universo, pero es superior a la mayoría de sus apuestas anteriores y eso da un respiro. Además, tiene un flashback de la primera guerra contra Steppenwolf en La Tierra que los fans adorarán pues se hacen muchos guiños a varios personajes DC que esperamos ver pronto.

¡Va, Warner, un esfuerzo más que pronto podrás conseguirlo!

J. Justo Moncho

ha escrito 286 artículos en Ciempiés.

A %d blogueros les gusta esto: