“Asesinato en el Orient Express”; reparto de lujo para un producto que descarrila

Nota:
Extraños en el tren y un asesinato en la enésima versión del clásico

De nuevo Hollywood vuelve a optar por la moda de adaptar grandes clásicos de la historia del cine. Esta vez ha tocado revisionar el clásico de Agatha ChristieAsesinato en el Orient Express. Sin ser muy fan de la escritora y sin haber visto ninguna de las versiones anteriores, afronto el reto de ver esta película sin tener ningún tipo de referencia, y sin ni siquiera saber el final original de la obra. El encargado de llevar esta adaptación es Kenneth Branagh que ejerce de director y protagonista de la historia liderando todo el elenco.

Branagh ha intentado llevar la película con la mayor fidelidad posible, pero ha olvidado de un punto muy importante. El director inglés ha preferido dejarse llevar por un relato más serio y que puede llevar a confundir al espectador, que optar por algo más desenfadado que se deje ver bien. intenta mantener al espectador pendiente de todo el relato por el misterio alrededor del asesinato en el tren, como anuncia el título de la película

Pero en cuanto las relaciones de los personajes se van estableciendo con este, va volviéndose un tanto aburrido y previsible en su conjunto, haciendo que el relato pierda fuerza y se quede en un mero entretenimiento durante dos horas donde rostros famosos se pasean en pantalla, algunos con más suerte que otros.

Estrellas en el tren

Como hemos dicho el reparto está compuesto por rostros muy conocidos de la industria de Hollywood y comandados por el gran Kenneth Branagh que encarna de manera genial a Hercules Poirot, un papel con el que el actor seguro ha disfrutado mucho porque se le ve encantado en cada toma y se convierte en quizá lo más atrayente de la película. Acompañan al inglés un plante descomunal de actores que lo conforman un desaprovechado Johnny Depp, una  bastante forzada Penélope Cruz, una viuda  interpretada por Michelle Pfeiffer destrozada por el botox, Willem Dafoe muy secundario, Daisy Ridley sin demostrar nada, aparte de que solo será recordada por Star Wars, Josh Gad casi repitiendo el papel de La Bella y la Bestia y una Judi Dench que no deja de ser solo una mera aparición correcta.

La película cuenta con un atractivo diseño de producción, tanto en el vestuario como en el decorado del tren que hace que estemos dentro de la cabina de pasajeros. Hay demasiadas escenas en el exterior del tren y eso le quita parte de gracia a la trama. La banda sonora de Patrick Doyle llega a incomodar un poco en la película y no encaja  con las imágenes de la cinta. Una partitura realmente floja.

En resumen, una película para pasar el rato sin complicaciones, a los fans de Agatha Christie no creo que les haya mucha gracia la versión final de la película por el tono de la cinta y algunas cosas que se han cambiado en la resolución de la misma, pero si buscas solo evasión y entretenimiento, no la descartes.

 

 

 

Jose Humanes

José Humanes ha escrito 524 artículos en Ciempiés.

A %d blogueros les gusta esto: