“En realidad, nunca estuviste aquí”; el viaje del antihéroe

Nota:
Historia de venganza y toques filosóficos en el cuarto trabajo de Lynne Ramsay en la dirección

Tras su exitoso paso por Cannes dónde logró ganar el premio a mejor guión y mejor actor, nos llega En realidad, nunca estuviste aquí, una cinta de venganza que podía haber caído en los tópicos de este tipo de películas, pero que va más allá de eso para ofrecernos una propuesta mucho más íntima y sentimental. La obra supone el cuarto trabajo en la dirección de Lynne Ramsay, directora que ha triunfado en el mundo de cortometraje y que ahora afronta su reto más ambicioso.

La película cuenta la historia de Joe, ex marine y antiguo veterano de guerra, es un tipo solitario que dedica su tiempo a intentar salvar a mujeres que son explotadas sexualmente. No se permite ni amigos ni amantes y se gana la vida rescatando jóvenes de las garras de los tratantes de blancas. Un día recibe la llamada de un político porque que su hija ha sido secuestrada.

Venganza con serenidad

Con esta premisa, Ramsey nos ofrece un ejercicio de estilo que esconde una historia fatalista y oscura. Imágenes que se convierten en metáforas, mezcladas con mucha crítica social a la política americana y un uso de la violencia que se diferencia del de otras películas como Vengaza. Aquí no hay grandes palizas o tiroteos espectaculares, todo es realista y muy crudo. Aunque pueda parecer una cinta de acción, En realidad, no estuviste aquí es lenta, pausada se toma su tiempo en empezar y la música nos sumerge en este mundo oscuro, que puede echar atrás a muchos espectadores que esperan otro tipo de películas de acción. Quizá el punto más flojo de la película sea su final que deja una sensación de indiferencia, que no encaja en lo que hemos visto anteriormente en la trama. Una pena, porque podría hacer sido una cinta mucho más redonda.

Joaquin Phoenix descomunal

En el reparto destaca por encima de todo, Joaquin Phoenix que vuelve a estar increíble con esta representación de este ex marine destrozado por la vida, con muchos toques de los personajes principales del Robert De Niro en  Taxi Driver o de Jake Gylenhall en Nightcrawler. Una de las interpretaciones del año, que seguro será recompensada con varios premios en la temporada de los mismos que se avecina. El resto del reparto no destaca tanto como Phoenix pero es de mencionar el papel de la joven Ekaterina Samsonov, una de las futuras promesas del cine actual y que en esta película ya nos deja ver parte de ese talento que seguro será explotado en el futuro.

La puesta en escena es genial, Ramsey rueda sus escenas con tanta precisión y maestría que parece que está dirigida por el mismísimo Martin Scorsese. Destacar también la banda sonora de Jonny Greenwood, con toques muy a lo Taxi Driver y que componen una de las partituras del año.

En resumen, sin duda es uno de los títulos de la temporada. No apta para todos los paladares por su ritmo lento y su crudeza. El que ame el cine, amará esta película, pese a ese precipitado final. Muy atentos estaremos a Lynne Ramsay y su carrera en la dirección porque seguramente vaya a más.

Jose Humanes

José Humanes ha escrito 639 artículos en Ciempiés.

A %d blogueros les gusta esto: