“Wonder”; necesaria y a la vez tramposa película sobre integración

Nota:
Superación e integración basado en la novela de R.J. Palacio

Basada en el éxito de ventas de R.J. Palacio, nos llega la versión de cinematográfica de Wonder, una novela sobre adaptación, más conocida en España como La lección de August que viene dispuesto a concienciar mentes en un momento donde el bullyng y el abuso está, por desgracia, de rabiosa actualidad.

La historia nos cuenta la vida de un niño de 10 años que  nace con una deformidad facial que le ha obligado a ser operado 27 veces de cirugía, se esfuerza por encajar en su nuevo colegio. Stephen Chobsky (que ya se había adentrado en el mundo de los inadaptados con Las ventajas de ser un marginado) logra hacer una película que no cuenta desde primera persona los primeros días de colegio del niño y no solo de este, sino de la gente que le rodea, ya sea su amigo, su hermana o la mejor amiga de su hermana, haciendo que la narración no se quede solo en la visión del niño. Precisamente los padres son los que pasan más desapercibidos, siendo los únicos que quedan más desdibujados del relato.

La cinta busca el equilibrio perfecto entre la comedia y el drama , pero no evita caer en la lagrima fácil y tramposa en el espectador, cuando no es necesario. El final de la cinta (que no se incluye en el libro) busca que todo el mundo saque sus clinex en la sala, cuando podría haber acabado perfectamente como en el libro y no haber continuado. De todas formas se agradecen las intenciones y filmes que intenten concienciar al público, sobre todo a los más pequeños.

Actuando sin deformidad

La interpretación de Jacob Tremblay es uno de los puntos más fuertes de la película, el joven actor, al que vimos el año pasado en La habitación, debió caracterizarse como el niño que tiene una deformidad en su rostro. El niño lo hace genial, demostrando que es de los mejores actores menores del panorama. Otros de los rostros conocidos del reparto son Julia Roberts y Owen Wilson, que pasan de largo por la película debido a su poca importancia en la historia y que tan solo han sido fichados para darle más empaque comercial a la cinta. Admiro mucho a Wilson y creo que podría ser un excelente actor dramático cómico como y demostró en Midgnight in Paris de Woody Allen. Para finalizar mencionar el pequeño y divertido papel de Mandy Patinkin y el cameo de Chewaca como apoyo del protagonista en sus momentos más duros.

La estética de la película es de puro telefilme, sin sobresalir en ninguno de sus aspectos, tanto en fotografía como puesta es escena. Tampoco destaca la banda sonora de Marcelo Zarvos que resulta ser académica y efectiva en los momentos dramáticos.

En resumen Wonder, es una película necesaria y, aunque peque de ser manipuladora y tramposa, la considero una cinta que debería ponerse en los colegio y centros educativos para concienciar a los niños pequeños de que, aunque diferentes, todos somos iguales y podemos convivir igual. La auguro éxito en nuestro país.

Jose Humanes

José Humanes ha escrito 641 artículos en Ciempiés.

A %d blogueros les gusta esto: