“Le secret de la chambre noire (Daguerrotype)”; el cuento de fantasmas francés de Kiyoshi Kurosawa

Nota:
Kurosawa se aleja en Le secret de la chambre noire de Japón para traernos un relato romanticista sobre la inmortalidad bebiendo del terror más gótico

Maestro del J-Horror en los años noventa, Kiyoshi Kurosawa sale por primera vez en Le secret de la chambre noire de su Japón natal para tejer una cinta de aires y atmósfera clásica y obsesiones contemporáneas, que permite prolongar su experimentación e interés hacia la figura de lo fantasmal desde la descripción de sus tres complejos personajes protagonistas.

Presente en el pasado Festival de Sitges 2016 – aunque fue Creepy la que participó en plena Sección Oficial – y al fin lanzada en nuestro país gracias a la plataforma Filmin, Kurosawa ofrece una cinta de aires clásicos y heredera de muchos de los elementos del terror gótico; casa antigua que rezuma secretos y fantasmas, obsesiones románticas añadiéndose a eso un choque entre su contextualización actual y elementos de esa antigüedad, que se ahondan gracias a la presencia del Daguerrotipo, elemento de la primitiva fotografía que ahonda en la obsesión del fotógrafo por la captura (la inmortalidad), y con ello con lo fantasmagórico.

Le secret de la chambre noire

Obsesiones y delirios

Kurosawa teje en esa mansión y en la París contemporánea, un relato de tres personajes que van cayendo en sus obsesiones y delirios; la culpa, la codicia o la búsqueda de la libertad o de una vida fuera de aquí. Interpretados por actores de primera fila del cine galo como Tahar Rahim, un excelente Olivier Gourmet y una fascinante Constance Rousseau – además de un breve Mathieu Amalric -; Kurosawa construye un relato de aires clásicos que nos devuelve la maestría escénica del cineasta japonés en su construcción nada efectista del terror; devolviéndonos su inquietante y elegante dirección basada en las panorámicas y el fuera de campo.

Le secret de la chambre noire

Kurosawa construye en Le secret de la chambre noire una obra sutil, llena de misterio y espíritu romántico en la que lo evidente se escapa y no todo tendrá respuestas. Kurosawa vuelve a tejer una profunda reflexión de lo fantasmal, como obsesión de sus personajes culpables y egoístas, firmando en su experiencia europea la cinta más redonda de su filmografía en la última década; devolviéndonos todas las virtudes que alzaron a Kurosawa dentro del género y del cine nipón.

Jose Asensio

Jose Asensio ha escrito 157 artículos en Ciempiés.

A %d blogueros les gusta esto: