“En la playa sola de noche”; Hong Sang-soo profundiza en el sentimiento del desamor y rompe hacia lo femenino su mirada a las relaciones

Nota:
En la playa sola de noche es una profunda reflexión sobre el desamor, la angustia existencial y los sentimientos de las relaciones románticas que dejan cicatrices

En la playa sola de noche es la tercera película estrenada en España de uno de los cineastas más prolíficos, personales y elogiables del Siglo XXI; Hong Sang-soo sigue confirmando su sello minimalista, su posición de rara avis dentro del cine de autor posmoderno y en particular, aunque con los elementos estilísticos habituales, rompe con cierto dibujo de su cine, ofreciendo un discurso renovador con el que reflexionar su obra; dejando todo el lucimiento a una inmensa Kim Min-hee.

Habitual de festivales europeos de prestigio en los últimos años, tras ganar el galardón a la Mejor Actriz en Berlín y más recientemente en Gijón, llega estimablemente a España una de las tres cintas que el prolífico maestro surcoreano ha realizado este año (faltan por llegar The Day After Claire’s Camera). Una cinta rompedora en su filmografía por una magnífica revisión del universo femenino, de su cercana e histriónica complejidad y por un tono y universo más desapacible y pesimista de lo habitual; aunque el único cambio es que la cinta expone más formalmente la angustia existencial del Ser; tema central del maestro surcoreano.

En la playa sola de noche

Sang-soo teje todos los elementos particulares de su estilo, y que nos evocan su minimalista vanguardismo al cine de autor de los sesenta – en particular a Garrel y Rohmer, aunque espiritualmente a Ozu -; diálogos sazonados por la improvisación y el Soju, la partición narrativa y la repetición compleja del tiempo y la reflexión sobre las relaciones humanas; aquí más profunda e individualizada en esa joven actriz, que permite exiliarse un tiempo en soledad tras salpicarles un escándalo a ella y su amante director.

Rompiendo con el relato chico-chica

Recluida entre Hamburgo y su vuelta a una tranquila ciudad costera en el país surcoreano, Sang-soo reflexiona con enorme profundidad sobre el desamor y la angustia de la espera y el peso del pasado. Sang-soo rompe desde una mayor poética y espíritu pesimista con cierta temática de su filmografía y teje un relato individual en contra de su habitual construcción chico-chica; llevado con magnificencia, honestidad e incluso sensible heroísmo por Kim Min-hee.

La cinta deja claramente elementos que reverberan en el pasado reciente de la vida de Sang-soo, tachado en su país por el escándalo extra matrimonial que supuso su relación con la actriz protagonista del filme hace varios años (actualmente siguen siendo pareja); algo por toro lado, poco extraño en su cine, bebiendo de sus propias experiencias. Actuando aquí un entregado relato a la angustia que pudo suponerle y una sutil crítica con sorna a la ortodoxa sociedad que le criticó vilmente. Además la cinta deja un interesante juego metonímico con su obra maestra Ahora sí, antes no –iniciándose, aunque con paso temporal de por medio, en la misma sala de cine en la que aquella concluía.

En la playa sola de noche

Sang-soo ofrece dentro de sus particulares elementos un pequeño giro, tejiendo una profunda reflexión sobre el desamor, la angustia existencial y los sentimientos de las relaciones románticas que dejan cicatrices; alzándonos en soledad para resurgir ese necesario espíritu romántico. Sostenido en una inmensa Kim Min-hee, Sang-soo vuelve a exponer la maestría de su particular y minimalista universo; su posición de celebrada rara avis en el cine de autor posmoderno.

 

Jose Asensio

Jose Asensio ha escrito 179 artículos en Ciempiés.

A %d blogueros les gusta esto: