“Wonder Wheel”; el Allen más bello con una historia irregular

Nota:
Woody Allen nos sumerge en plenos años 50 con esta historia de amor clásica

Como cada año, tenemos nuestra cita anual con el cine de Woody Allen que sigue siendo el cineasta más regular del mercado a sus 83 años. Esta vez abandona un poco el tono cómico que tanto le ha caracterizado desde el inicio de su carrera para darnos una cinta mucho más dramática y con una gran puesta en escena.

La película nos habla nos sitúa en Coney Island en 1950 donde el joven Mickey Rubin, un apuesto salvavidas del parque de atracciones que quiere ser escritor, cuenta la historia de Humpty, operador del carrusel del parque, y de su esposa Ginny, una actriz con un carácter sumamente volátil que trabaja como camarera.

La película tiene todos los componentes que podemos encontrar en el cine del judio neoyorkino, una historia de amores, mezclada con celos con componentes de infelidad. Hasta aquí todo bien, pero el problema está en la entidad que tiene el guión, donde esta vez Allen no parece que le importe demasiado lo que le pasa a sus personajes y simplemente expone los hechos sin entrar en profundidad, mostrándonos a un director muy pasivo que no llega nunca a interesarse por como se sienten de verdad.

Reparto de lujo

En en el reparto, Allen de nuevo se ha rodeado por un gran elenco de actores que dan lo mejor de si en su trabajo. Por primera vez en su carrera Kate Winslet trabaja con el director neoyorkino y consigue sacarle una de sus mejores interpretaciones de los últimos años, tras relajarse un poco con sus últimas apariciones en cine. Genial rol que tiene Winslet que con los años es mejor actriz. Juno Temple también logra otra genial interpretación, una actriz joven que ya tiene experiencia trabajando con directores consagrados y que va cuesta arriba. De James Belushi y Justin Timberlake no me fiaba demasiado, pero los dos están muy correctos en sus papeles especialmente Belushi al que hace mucho que no veíamos en pantalla. De Timberlake decir que me parece mejor actor que cantante.

Sin duda una de las cosas que más hay que destacar de Wonder Wheel es su puesta en escena y fotografía. Santo Loquasto se ha encargado de recrear esa América de la época de postguerra de manera fiel y creible  desde el parque de atracciones a la playa donde trabaja el personaje de Justin Timberlake. Otro punto fuerte que mencionábamos antes es la fotografía del maestro Vittorio Storaro que ya había trabajado con Allen en Cafe Sociey y que nos deja un colorido en la película mezclando colores cálidos y fríos que hacen que sea la película de Woody Allen más bella técnicamente. Toda una pasada visual. Como siempre Allen vuelve a utilizar un tema clásico que repite durante toda la película y que a veces se hace demasiado repetitivo.

En resumen, Woody Allen cojea este año con un título menor en su filmografía, que si bien no podemos decir que sea un un mal producto, si se queda lejos de sus ofertas de los últimos años. Al menos su apartado técnico, visual y el elenco de actores hacen que se disfrute de la experiencia y Woody Allen es de esos directores que hagan lo que hagan, siempre hay que verlo.

 

Jose Humanes

José Humanes ha escrito 652 artículos en Ciempiés.

A %d blogueros les gusta esto: