“Columbus”; brillante homenaje al cine de Ozu y Antonioni que reflexiona sobre la conexión entre emoción y espacio arquitectónico

Nota:
Columbus es un canto de amor a Ozu, con aires renovados y un halo existencial que nos recuerdan también al cine de Antonioni; una exposición poética de una ciudad sencilla

Prestigioso video-ensayista desde hace años, el surcoreano Kogonada (parafraseando al guionista habitual de Ozu, Kogo Nada) ofrece su esperado paso al largometraje cinematográfico con esta íntima y poética cinta que ahonda en la unión entre los espacios arquitectónicos y las emociones humanas vitales que allí se nos transmitieron; tejiendo un melodrama de sencillos y puros conflictos internos en sus dos protagonistas que terminan de confirmar la admiración y el excelente homenaje que el artista procesa hacia el maestro nipón Yasujiro Ozu.

Jin (John Cho) vuelve a Columbus para estar cerca de su anciano padre que se recupera en el Hospital de un coma; él acaba de volver de su trabajo en Corea del Sur como editor y hace ya al menos un año que no se relacionaba con su padre. En esos días de espera y de sentirse atrapado en la pequeña ciudad de Columbus conocerá a Casey (Haley Lu Richardson); una joven apasionada de la arquitectura que no ha salido de la ciudad en busca de crecer en la Universidad a causa de no dejar sola a su dependiente madre, que ha salido de una grave crisis y adicciones. Ambos entablarán una cordial amistad en la que Casey le descubrirá los espacios de la ciudad y su pasión por la arquitectura; buscando ambos una salida de esa sencilla existencia.

Kogonada muestra su afecto y admiración por el universo de Ozu tejiendo una sutil y poética reflexión sobre la conexión emocional entre nuestras emociones y el espacio arquitectónico del lugar; ofreciendo una propuesta visual de enorme belleza y equilibradas composiciones que respiran entre espacios y secuencias con los ya famosos pillow-shots del maestro japonés; tejiendo además una profunda historia de desarrollo y madurez en sus dos protagonistas; una teniendo que aceptar dar el paso de salir a vivir mundo y profesionalizarse y el otro a la humildad de valorar ese espacio que es la ciudad de Columbus, su relación con su padre más que el éxito profesional que le ha hecho huir durante años.

Columbus es un canto de amor a Ozu, con aires renovados y un halo existencial que nos recuerdan también al cine de Antonioni; una exposición poética de una ciudad sencilla – como hizo Jarmusch con la magnífica Paterson y la poesía – y una relación amistosa entre dos desconocidos que les permite ver el paso vital a realizar; encarnados por John Cho y una maravillosa Haley Lu Ruchardson (el papel más fascinante de esta prometedora actriz hasta la fecha). Kogonada ofrece una refinada cinta indie, de bello poso reflexivo que le alza ya como uno de los más talentosos sucesores del cine y espíritu de Ozu.

 

Jose Asensio

Jose Asensio ha escrito 440 artículos en Ciempiés.

A %d blogueros les gusta esto: