“Winchester: La casa que construyeron los espíritus”; ni miedo, ni entretenimiento

Nota:
Una cinta que ni asusta, ni entretiene, Winchester es de las peores películas de año

Si a priori te dicen de ver una película de terror, basado en un hecho real y protagonizada por una de las mejores actrices británicas vivas como es Helen Mirren, indudablemente te llama la atención y te apetece verla. Pero cuando tienes todos estos elementos y los desperdicias regalando una película que ni entretiene, ni te da miedo.

La historia nos cuenta el hecho real de  de la mansión Winchester, situada en California, a 50 millas de San Francisco. Esta mansión victoriana fue construida por la heredera del creador de los rifles Winchester, Sarah Winchester, y su convicción de que los fantasmas la acosaban la llevó a construir más de 160 habitaciones, escaleras que no llevaban a ninguna parte y puertas que al abrirse descubrían un muro… todo con la intención de esquivar a los seres del otro mundo.

Con esta interesante premisa que podía haber dado lugar a una interesante cinta muy estilo de Expediente Warren, la película cae en los tópicos del cine de terror, luz oscura, sustos gratuitos y un trama insulsa. La cinta dura solo hora y media, pero está tan mal contada y tiene un guión tan pobre que se hace eterna y estás deseando que salgan los títulos de créditos para abandonar la sala.

Ni la reina la puede salvar

Helen Mirren tenía la tarea de hacer una interpretación convincente para poder dar el pego como Sarah Winchester, pero está tan mal dirigida por los hermanos Spiering, que ya nos habían aterrorizado el año pasado con la nueva entrega de Saw, que poco puede hacer para poder salvar la película. También tenemos la participación de Jason Clarke, actor inexpresivo donde los haya y que vuelve a dejarnos otra floja interpretación, muy acorde con la calidad de la cinta.

La ambientación de la mansión está muy conseguida, siendo de las cosas más destacable de la cinta, aunque a veces la poca iluminación de las escenas no deje apreciar todos los escenarios. La música de Peter Spierig, uno de los dos hermanos directores, no consigue en ningún momento asustar, ni poner en tensión. Un desastre.

Si tienes pensado ir al cine y quieres una película de terror, Winchester no es tu opción. Una obra que mejor verla en casa y avanzar los momento aburridos (casi toda la película) que pagar una entrada de cine para verla.

Jose Humanes

José Humanes ha escrito 629 artículos en Ciempiés.

A %d blogueros les gusta esto: