“No soy un hombre fácil”; suave rom-com francesa que encuentra su atractivo en el giro de roles para satirizar el patriarcado de la sociedad

Nota:
Un hombre exitoso y atractivo con su empresa de aplicaciones móviles que acepta con sarcasmo y a su beneficio las reglas masculinas que han construido su sociedad, ve como tras un golpe con una señal su realidad cambia y despierta en un mundo en el que los roles han cambiado

Tras un feminista cortometraje, la francesa Eleonore Pourriat aborda de nuevo la crítica de la sociedad patriarcal en su primer largometraje; una rutinaria rom-com que encuentra en su cambio de sexo de sus arquetipos el principal valor, aunque se quede en su gusto final en un suave punto intermedio.

Un hombre exitoso y atractivo con su empresa de aplicaciones móviles que acepta con sarcasmo y a su beneficio las reglas masculinas que han construido su sociedad, ve como tras un golpe con una señal su realidad cambia y despierta en un mundo en el que los roles han cambiado, siendo las mujeres las cabezas de la sociedad y los hombres unas personas que deben adecuarse a unos arquetipos y sexismos.

Sin duda la cinta sabe resultar crítica y atractiva desde su premisa y sobre todo en su primer tramo, en el que un machista ve como su papel en la sociedad se ha marginado y empieza a encontrarse con los problemas a los que una mujer se enfrenta – las miradas y piropos, los problemas laborales y salariales o la impuesta importancia del cuidado físico – dejando desde una visión arquetípica momentos divertidos y que buscan que se empatice y consciente del rol marginal de la mujer en la historia humana.

La cinta pierde fuelle cuando más simple y más se acerca a la comedia romántica de toda la vida, suavizando su crítica feminista para seguramente contentar a todo espectador que la vea en Netflix, faltándole bastante más mala uva y sátira en ciertos momentos y situaciones.

 

Jose Asensio

Jose Asensio ha escrito 296 artículos en Ciempiés.

A %d blogueros les gusta esto: