“1945”; los habitantes de un pueblo húngaro sacan a relucir la culpa y los remordimientos de la IIGM

Nota:
En un caluroso día de agosto, el pueblo se prepara para celebrar el enlace del hijo de un poderoso funcionario del pueblo; esa misma mañana, llegan dos judíos desde el tren cargando con dos cajas

El húngaro Ferenc Török teje desde un marcado blanco y negro un relato sobre las heridas de la post-guerra en un pequeño pueblo del país desde una seca sugerencia y austeridad “bergmaniana” en el que la llegada al pueblo de dos judíos ortodoxos junto a dos cajas comienza a sacar de forma progresiva los secretos y mentiras entre los familiares y el pueblo en pleno día de boda del hijo de un poderoso funcionario del pueblo.

En un caluroso día de agosto, el pueblo se prepara para celebrar el enlace del hijo de un poderoso funcionario del pueblo; esa misma mañana, llegan dos judíos desde el tren cargando con dos cajas; el miedo de que los deportados y refugiados vuelvan a la villa volviendo a tomar sus propiedades y mercados saca los remordimientos y secretos de la familia del funcionario y de todos los que colaboraron en la Segunda Guerra Mundial.

Resultando más una alerta e incertidumbre que carcome a los pueblerinos más que la realidad por la que esos dos judíos vestidos de negro y encuadrados siempre desde la distancia pasean en pasmoso silencio hacia el cementerio recorriendo el camino como si se tratarán de figuras “bergmanianas” que a su paso sin hacer nada, sacan a relucir los secretos y culpas del pasado de los habitantes.

Rodada desde un blanco y negro austero y acompañada de una música abstracta que se coordina bien con la imagen y la cargada atmósfera; Török deja un sugerente relato de contrastes sobre las heridas del Holocausto; en el choque entre los que buscan enterrarlo (los dos judíos) y los que lo sacan a flote sucios de culpa (sobre todo el poderoso funcionario, el sacerdote y el viejo borracho y su mujer que se quedaron con las propiedades); un drama sugerente de emociones profundas que funcionaría más si sus personajes no resultaran algo esquemáticos y algunas reacciones dramáticas no nos resultarán exageradas.

Una mirada a las heridas del Holocausto y a la plena posguerra en el país húngaro rodado con sutil mano y brillante austeridad; aunque no aporte nada nuevo al subgénero ni al contexto en el que se enmarca, resultando atractiva por su poso y su cerrado marco dramático aunque necesite una mayor humanización de sus personajes, al resultarnos demasiado esquemáticos.

 

Jose Asensio

Jose Asensio ha escrito 444 artículos en Ciempiés.

A %d blogueros les gusta esto: