“Basada en hechos reales”; Polanski nos ofrece una de sus películas más floja, pero destilando calidad

Nota:
En Basada en hechos reales se nos presenta a Delphine una sensible y atormentada novelista de éxito, paralizada ante la idea de tener que comenzar a escribir una nueva novela

El polémico director, Roman Polanski, que sigue haciendo películas pese a estar vigente sus cargos por abuso sexual que existen en su contra, vuelve a la dirección tras 4 años de silencio. El mítico cineasta que nos ha dejado títulos como La semilla del diablo, Repulsión, El pianista o la gran Un Dios Salvaje se une al director Olivier Assayas (responsable de Personal Shopper) en el guión de la cinta que supone el vigésimo primer largometraje de Polansky.

En Basada en hechos reales se nos presenta a Delphine una sensible y atormentada novelista de éxito, paralizada ante la idea de tener que comenzar a escribir una nueva novela. Su camino se cruza entonces con el de Elle, una joven encantadora, inteligente e intuitiva. Elle comprende a Delphine mejor que nadie, y pronto se convierte en su confidente. Delphine confía en Elle y le abre las puertas de su vida.

Previsible pero efectiva

Convirtiéndose en una mezcla de La ventana secreta y sobre todo Misey, Basada en hechos reales es un funcional trhiller psicológico que comienza con una genial premisa, pero que va perdiendo interés con un trama demasiado previsible, que seguramente el espectador más avispado logrará descubrir en el primer tercio de la cinta. Esto sumado a su desenlace son los puntos más negativos de la cinta que se convierte en una de las propuestas más flojas de Polanski en los últimos años. Pero esto no quiere decir que sea mala película, porque aún siendo uno de sus trabajos menos buenos, la cinta sigue funcionando. El parisino logra transmitir una capa de tensión durante toda la cinta como pocos directores saben. La puesta en escena es muy teatral y son pocos los escenarios que se presentan, lo que crea una sensación de asfixia al espectador que es la misma que siente la protagonista durante el metraje del filme.

Eva Green diosa

La cinta es conducida por el duelo interpretativo entre Emmanuelle Seigner y Eva Green que interpretan a la autora y a Elle respectivamente. Sin duda Green es la que sale mejor parada que Seigner, comiendose en muchas ocasiones a su compañera de reparto. Eva Green con su sola presencia ya vale la pena la entrada al cine, una interprete que ha ido creciendo con los años y que se ha convertido en un referente tanto en el cine americano como en el europeo. El resto del cast no destaca tanto, tan solo destacar la presencia de Dominique Pinon, el eterno Fredy Mazas de La gran aventura de Mortadelo y Filemón en un casi cameo.

Como hemos dicho la puesta en escena de Polanski sobresale de las últimas propuestas que hemos recibido en la cartelera en los últimos meses. Poniendo un toque teatral y tenso a la cinta. La música de Alexander Desplat también ayuda a mantener esta tensión con una partitura que nos mantienen en vilo durante toda la cinta.

En resumen, Roman Polanski ha vuelto, y no trayéndonos uno de sus mejores trabajos, más bien uno de sus trabajos más flojos y poco inspirados. Pese a esto sigue siendo una cinta notable, previsible eso si, pero que sobresale por encima de las propuestas de blockbusters de la cartelera.

 

Jose Humanes

José Humanes ha escrito 629 artículos en Ciempiés.

A %d blogueros les gusta esto: