“Landline”; dramedia indie sin nada nuevo que ofrecer que cae en tramas disperas y desaprovecha su buen reparto

Nota:
Una adolescente que vive con su hermana mayor algo inmadura y sus padres en Manhattan durante la década de los 90, sospecha y descubre que su padre tiene un affaire con otra mujer

Presentada en Sundance el pasado año y estrenada directamente en plataformas VOD (Movistar y Rakuten TV), Gillian Robespierre cuenta de nuevo con la actriz Jenny Slate como protagonista tras debutar con una de las cintas indies más célebres de hace varios años (Obvious Child), acomodándose de forma decepcionante aquí en muchas de las marcas de la dramedia indie y en una narración y personajes bastante dispersos. 

Una adolescente que vive con su hermana mayor algo inmadura y sus padres en Manhattan durante la década de los 90, sospecha y descubre que su padre tiene un affaire con otra mujer. Una premisa sobre la infidelidad y el peligro de estabilidad en la estructura familiar que resulta disperso y al que Robespierre no parece dar excesiva importancia – desdibujando de ese modo al personaje del padre, interpretado por John Turturro -; buscando tejer mayormente un dibujo protagonista sobre las dos hermanas, su relación y en especial, la chica mayor interpretada por Slate (actriz fetiche del director) siguiendo su inmadurez y dudas en un personaje que cae víctima de cargantes tics habituales de la comedia indie.

El fresco talento cómico de Slate y un atractivo reparto no alzan el vuelo de un guión demasiado disperso en sus tramas y situaciones y que cae en muchas de las convenciones del cine independiente, decepcionando viniendo de un director tan celebrado en su debut con Obvious Child; resultando un trabajo decepcionante, poco memorable y emotivo y de un guión demasiado disperso y poco inspirado.

 

Jose Asensio

Jose Asensio ha escrito 282 artículos en Ciempiés.

A %d blogueros les gusta esto: