“Jojo’s Bizarre Adventure: Diamond is Unbrekable”; lujuría de la saga de Jojo’s junto a la de Takashi Miike

Nota:
Jojo es un joven estudiante de secundario con un extravagante peinado y un extraño poder que verá como su tranquila vida se ve trastocada por usuarios del mismo poder

Volvemos a lo que he dicho en repetidas ocasiones. Cuando vemos una adaptación de manga/anime siempre tenemos esas pequeñas dudas. ¿Será fiel a la original? ¿Estará hecha con unos considerables efectos especiales? ¿Encontraremos divertido y entretenido algo que ya hemos visto antes? Muchas son las preguntas que frecuentan al espectador en estos tipos de películas. Podemos recordar algunas adaptaciones como Fullmetal Alchemist, Death Note Ghost in the Shell, con resultados más bien pésimos.

En esta adaptación, dirigida por el aclamado Takashi Miike, nos encontramos a Josuke Higasikata (Jojo). Es el descendiente de la familia Joestar, por lo que Jotaro va en su busca para hacerle ver el poder que tiene. Jojo ya conoce de tal poder, llamados Stands, y controla el suyo perfectamente, aunque no lo entiende. Así, su vida cotidiana con su madre y abuelo se verá truncada por un asesino que recientemente ha adquirido los poderes de un nuevo Stand. Esto le llevará a descubrir mucho más de lo que espera, llegando a alterar su tranquila vida de estudiante de secundaria.

Cuando se ve una película de Takashi Miike siempre se sabe a lo que se atiene. No encontrarás tramas lógicas y toda la cinta está caracterizada por el descontrol, la extravagancia y la fantasía. Un ejemplo de su trabajo es su anterior filme Terraformarsdonde se le puede ver en su más pura esencia. Aquí Miike vuelve a dar rienda suelta a su imaginación y a su singular estilo. Esto, junto a ya una adaptación de por sí rara pero a la vez atractiva, hacen de este filme una delicia para los seguidores tanto del anime como del director. Y a todos los fans del cine en general, el escenario les resultará extrañamente familiar. Sí, hablamos de Sitges, la ciudad catalana donde se ha rodado esta película. Vale que en Jojo’s Bizarre Adventure todos los escenarios son más caóticos y ‘bizarros’, valga la redundancia, pero la ambientación es realmente buena. Parece como si estuviésemos en el mismísimo Japón en vez de en España.

Bizarra sin duda

Jojo’s Bizarre Adventure es una de las obras más extrañas, atípicas y chocantes que se conocen en el mundo del anime. Yo mismo dediqué parte de mi tiempo a ver la serie original mucho antes de conocer que Miike dirigiría su adaptación en live action. Muy grande fue mi sufrimiento, pues no llegaba a enterarme de nada y me encontraba con personajes altamente ridículos. No obstante, también he de decir que el entretenimiento también fue máximo. Una lucha interna entre querer enterarme de algo que no podía y la diversión de una trama muy bizarra.

No llegué a la temporada que ha sido adaptada, Diamond is Unbrekable, pero por lo poco que puedo comparar, las caracterizaciones de los personajes son de diez. Si que esperaba algo más de peleas basadas en artes marciales y no tanto superpoder, pero no me quejo. Sin embargo, si que hay cosas que pasan desapercibidas y está en toda la historia de Jojo’s Bizarre Adventure. Apenas se nombra de lejos a la familia Joestar.  El poder del ‘villano’, Keicho Nijimura, se va un poco de las manos. Parece tan patético que te recuerda a cierta película infantil. Hubiese sido mejor que estuviese ambientado más cercano a la cultura japonesa.

Sin duda una película para ver por los fans de la saga y del director nipón. Hay diferentes escenas que te quedarás atónito por su parecido a una serie shonen (yo por las entonaciones y diálogos en un momento creí que estaba viendo una serie de anime) y otras que te quedarás frío, pues se abusa mucho de la fantasía. La gesticulación del protagonista, sin embargo, me parece de lo mejor que he visto últimamente en películas. Es un puro personaje de anime. No obstante, recomiendo encarecidamente a quienes quieran ver Jojo’s Bizarre Adventure. A propósito, seguro habrá una segunda parte, pues queda un final muy abierto y, para colmo, se titula Chapter I.

Jorge Martínez

Jorge Martínez ha escrito 185 artículos en Ciempiés.

A %d blogueros les gusta esto: