“Happy end”; Haneke se autoparodia en una de sus cintas más flojas

Nota:
La película gira en torno a una familia burguesa que posee una empresa en Calais, al lado de los campamentos donde viven miles de refugiados

Michael Haneke es una cineasta polémico donde los haya. Todas sus cintas están cargadas de fuerte componente social donde se mezcla lo provocador y lo perturbador. Después de hablarnos del drama del alzheimer, Haneke arriesga con su primera comedia en su carrera, pero esta claro que no iba a ser de chistes gruesos y es que el director de Funny Games ha hecho una extraña película que pretende criticar a la burguesía desde la máxima indiferencia.

La película gira en torno a una familia burguesa que posee una empresa en Calais, al lado de los campamentos donde viven miles de refugiados.

Con esta premisa, Haneke intenta dibujar un retrato de la burguesía como ya ha hecho durante toda su filmografía criticando su hipocresía y su modo de vida. El problema es que lo hace de una manera tan impersonal, que nos importa muy poco lo que vemos en pantalla. La cinta se queda en una serie de escenas rutinarios donde vemos el día a día de esta familia, sin que lleve una linea argumental definida y eso hace que pierda interés la trama. Al final nos queda una serie de escenas inconexas con un final satírico que es lo que salva la película, eso y la buena dirección de Haneke que como siempre sobresale de la media.

Universo Haneke

En esta obra, el director austriaco hace referencia a otras de sus cintas, Jean-Louis Trintignant, cuyo personaje también se llama Georges, como el de Amor, nos explica que tuvo que asfixiar a su mujer con una almohada. Tal y como ya dejaba intuir la ironía de su título. Al parece Haneke se apunta a la moda de los universos compartidos como en Marvel.

En cuanto a los actores, Haneke se ha rodeado de un gran elenco de actores europeos destacando al ya citado Jean-Louis Tringignant repitiendo rol, Isabelle Hupert en la cuarta colaboración con el director, un genial Toby Jones que sorprende por su actuación y la pequeña actriz que interpeta a Eve, una de las revelaciones de la cinta.

Happy End es una comedia autoreferencial hecha por alguien que carece de sentido del humor, o que lo tiene muy escondido. Una cinta solo para fans del cine de Haneke que no nos presenta su mejor obra, pero que tiene más interés que el noventa por ciento de las propuestas en la cartelera este verano.

 

 

 

 

 

Jose Humanes

José Humanes ha escrito 633 artículos en Ciempiés.

A %d blogueros les gusta esto: