“Persecución al límite”; cursilería al volante

Nota:
La cinta gira en torno a una joven pareja de mochileros norteamericanos que a su paso por Alemania se cruzarán con dos peligrosos criminales que les harán la vida imposible

Con más de dos años de retraso (de auténtica vergüenza) nos llega esta cinta ambientada en Alemia que mezcla persecuciones de coche al más puro estilo A todo gas con una historia de amor de lo más cursi que poco tiene que ver con lo primero.

La cinta gira en torno a una joven pareja de mochileros norteamericanos que a su paso por Alemania se cruzarán con dos peligrosos criminales que les harán la vida imposible.

Todo en esta cinta es básico, desde su trama que ya hemos visto mil veces, hasta el desarrollo de la misma. Lo único que salva la película de caer en el olvido son sus escenas de acción que están genialmente rodadas, pero por lo demás, la cinta no pasa de cualquier producción de serie b.

Lo que diferencia esta cinta del resto, es la elección de casting donde tenemos prometedores rostros con otros más consagrados. Felicty Jones y Nicholas Hoult nos irritan con sus cursiladas y su romane insoportable. Pero por lo que merece pagar la pena la entrada (o la descarga) es por ver a los dos villanos de turno. Un Ben Kingsley que parece sacado de Torrente 2 en el papel de Tony Leblanc, totalmente encocado y bailando música disco y Anthony Hopkins en una de sus elecciones de papeles para poder pagarse su casa en la sierra. Los dos oscarizados actores se lo pasan pipa haciendo de villanos y dejan salir su vena más sobreactuada.

Una cinta que se estrena de mala forma y en mal momento, Intrascendente, mal escrita y poco convincente. Solo recomendable por sus escenas de acción y el festival del humor de Kinglsey y Hopkins.

Jose Humanes

José Humanes ha escrito 633 artículos en Ciempiés.

A %d blogueros les gusta esto: