“Ocean’s 8”; ágil, sofisticado y olvidable robo lleno de actrices de primera fila que no va más allá y diluye su reivindicación feminista

Nota:
Destacables Anne Hathaway y Helena Bonham Carter, el filme desaprovecha este gran elenco de actrices, convirtiéndose en un entretenimiento olvidadizo

En un giro y truco comercial similar al sucedido con Cazafantasmas, la saga coral de elegancia y robos liderada por la familia Ocean ofrece ahora una especie de remake/spin-off con un reparto coral femenino lleno de grandes estrellas y que, aunque mantiene la sofistificación y la ligereza narrativa de la trilogía de Soderbergh, resulta un entretenimiento sencillo y olvidable y un guión menos trabajado en conjunto. 

Tras pasar cinco años en la cárcel, Debbie Ocean (Sandra Bullock) sale y decide continuar con lo mejor que se le da a la familia, realizar sofisticados robos. Planeando robar un antiguo collar de diamantes de Cartier de más de tres quilos que llevará la superestrella del cine Daphne Kluger (Anne Hathaway) en la elegante Gala MET, Debbie decide formar primero un equipo de expertas con habilidades para el engaño, el robo y el timo antes de entrar en acción en la noche de la gala.

Considerando su irrelevancia dentro del cine actual, esta nueva entrega construye un filme continuista con algunas de las marcas de estilo de la trilogía dirigida por Steven Soderbergh – ágil montaje, aires sofisticados y reparto lleno de estrellas – pero con un nombre como Gary Ross (Los hombres libres de Jones, Pleasantville) tras la cámara, funcional pero sin el estilo, talento y aires de crítica e ironía que Soderbergh incorporaba a ese mundo de lujo superficial -. Aquí más bien el mundo de lujo no se sale de los superficial, hay poca crítica a la opulencia y vacuidad del mundo en el que se adentra el grupo de ladronas e incluso un punto de celebración muy rom-com, que no permite alzar el obligado y necesario discurso feminista, muy diluido en términos generales y en unos personajes sin el carisma necesario, sobre todo el de la líder encarnada por Sandra Bullock.

El filme resulta divertido y con chispa mientras se ve, pero muy olvidable e insustancial en cuanto salimos de la sala, no aprovechando del todo el gran reparto coral de actrices que lo completa, destacando en él a una repelente y maravillosa Anne Hathaway que se lo pasa en grande y una divertida Helena Bonham Carter como diseñadora dentro de un conjunto falto de chispa, simple en su libreto y que diluye los mensajes esperados de feminismo que parecían justificar la existencia de este banal producto.

 

Jose Asensio

Jose Asensio ha escrito 438 artículos en Ciempiés.

A %d blogueros les gusta esto: