“Megalodón (The Meg)”; chifladura domesticada perfecta para el verano aunque no apuesta lo suficiente por el exceso y la auto-ironía

Nota:
En tiempos en los que los fans de Sharknado son ya una legión y en los que incluso parece factible reivindicar la desastrosa Deep Blue Sea de Renny Harlin, era evidente que un producto como Megalodón iba a encontrar un cierto público

Pasando de ser un previsible fracaso desde su primer anuncio a resultar le fenómeno actual de la taquilla USA tras una agresiva y muy eficaz campaña de publicidad y marketing, Megalodón se alzaba como la versión cara que los fans de productos de Asylum como la saga Sharknado estaban esperando; resultando finalmente el filme simple, malo y tontorrón que prometía aunque sin la suficiente auto-ironía y cachondeo necesarios en propuestas tan inverosímiles como la que ocupa ahora todas las carteleras del verano. 

En tiempos en los que los fans de Sharknado son ya una legión y en los que incluso parece factible reivindicar la desastrosa Deep Blue Sea de Renny Harlin, era evidente que un producto como Megalodón iba a encontrar un cierto público, aunque la calificación PG-13 aminorase las ansias de violencia y sangre explícita; resultando una versión domesticada de las cutres salvajadas de la productora Asylum y similares y que terminó cayendo además en manos de un oficioso Turteltaub, demasiado serio y soso para el cachondeo y excesos que un producto así necesita.

Statham contra Tiburón Gigante; esta era la idea más simple de su premisa y que junto a unos pósters muy imaginativos que prometían cachondeo alzaban un mínimo nuestras bajas expectativas. Aún resultando un filme divertido para el verano (de los de dejar el cerebro en casa) y con los suficientes momentos de cachondeo, todo parece quedarse a medio gas; siendo un filme que por momentos parece tomarse en serio y que tras un tedioso tramo medio apuesta por fin por el cachondeo en su festivo tercio final; generando el instantáneo disfrute pero también el regusto de que eso debería haber llegado antes en el relato.

Un grupo de científicos que están investigando el profundo océano Pacífico quedan atrapados, el jefe de la millonaria empresa científica china que les ha contratado van en busca de contactar con Jonas Taylor (Jason Statham) un especialista en aguas profundas que fue relegado de su trabajo tras una misión fallida en la que la mayoría de sus compañeros murieron y en el que él siempre ha defendido que vio una criatura enorme que les atacó en las profundidades. Jonas y el resto del equipo científico irán al rescate de los supervivientes (entre ellos su ex-mujer) y de paso deberán enfrentarse a un prehistórico Megalodón que sale de las profundidades para darles caza, teniendo que encontrar la manera de derrotarlo antes de que pueda llegar a las playas y lugares más habitados.

Placer culpable en su cumplido nivel de estupidez y entretenimiento tontorrón, el filme se queda en un término medio en el que no termina de apostar por la auto-ironía y el humor negro más zafio aunque su elenco esté medianamente entregado a la causa, sobretodo la presencia de secundarios como Rainn Wilson (que merecía mayor comicidad), Ruby Rose o Page Kennedy. Nadie eso sí se sale de ser arquetipos con patas y el desarrollo resulta previsible y menos violento y exhibicionista de lo que su simplona premisa merecería.

Megalodón cumple como tonto y facilón entretenimiento veraniego con el que dejar el cerebro fuera de la sala, aunque resulte descafeinada al no apostar por mucho más humor y exceso apareciendo menos de lo prometido el enorme tiburón y con claros agujeros en la trama que ni siquiera llegan a tener lógica (el alcoholismo del protagonista, el papel de la ex-mujer y la innecesaria presencia de algunos secundarios), tardando en apostar por los elementos más festivos y tontorrones de su conjunto y en el que un Statham como héroe de acción de siempre mantiene nuestra atención al frente de un reparto que parece almenos entrar en el juego de esta chifladura descafeinada que se ha convertido en uno de los fenómenos cinematográficos de este verano.

 

Jose Asensio

Jose Asensio ha escrito 320 artículos en Ciempiés.

A %d blogueros les gusta esto: