“Alto el fuego”; correcto y logrado melodrama en este relato sobre las heridas que deja la Gran Guerra en el regreso a casa de dos hermanos

Nota:
Desde una secuencia de prólogo espectacular y virtuoso que nos mete en plena trinchera francesa y que remite de forma irremediable a la más exquisita y barroca Nos vemos allá arriba de Albert Dupontel

Abordando el trauma y heridas psicológicas que deja la Primera Guerra Mundial a los soldados que vuelven a casa, Emmanuel Courcol ofrece una ópera prima rodada con cuidado academicismo y notable atmósfera que sigue la vida de dos hermanos muy distintos que regresaron de la guerra.

Desde una secuencia de prólogo espectacular y virtuoso que nos mete en plena trinchera francesa y que remite de forma irremediable a la más exquisita y barroca Nos vemos allá arriba de Albert Dupontel (estrenada hace algo más de un mes en España), tratando como epicentro dramático al igual que aquella, los traumas y heridas que la Gran Guerra dejó en los que retornaron a casa.

Lo cierto por otro lado es que las similitudes terminan aquí, ya que esa cuidada y virtuosa secuencia inicial ofrece un tono que no volvemos a ver el resto del relato; abordando Courcol el drama desde un pulso académico y elegante que dispersa el centro por subtramas entre personajes, las relaciones románticas de ambos que buscan paliar sus heridas psicológicas y emocionales y lo más destacable, la relación entre ambos hermanos; muy distintos en como afrontaron el trauma de la guerra y que encarnan de forma magnífica Romain Duris y Grégory Gadebois.

El tono académico y las tramas románticas dispersan un poco el fondo emocional y verdadero centro dramático que vuelve a recuperarse en su tramo final; resultando una ópera prima que no llega al notable a causa de un trayecto medio que dispersa los elementos más atractivos del filme, perdiendo en valor y riesgo frente a la citada película de Dupontel.

 

Jose Asensio

Jose Asensio ha escrito 335 artículos en Ciempiés.

A %d blogueros les gusta esto: