“Predator”; gamberrada con homenaje a a los ochenta

Nota:
Shane Black trae de vuelta a Predator en su entrega más gamberra

La saga de Predator nace en los 80 con el mítico título protagonizado por Arnold Schwarzenegger, una especie de Rambo pero con un alienigena que se convirtió en uno de los éxitos de taquilla más grande los 80. No tardó en llegar su secuela, muy distinta a su antecesora y que tenía como protagonista a un tranquilo Danny Glover. La secuela se llevó más palos de crítica y en taquilla no funcionó. Con esto la saga quedó apartada hasta que llegó el horrible croosover de Alien vs Predator y su espantosa secuela y el intento de reflotar la saga que produjo Robert Rodriguez, Predators que no convenció a nadie. Ahora, y de la mano de un artesano del cine de los 80 como es Shane Black, vuelve este intento de renovar la saga con un toque más cómico y ochentero.

Esta nueva entrega los cazadores más letales del universo son más fuertes, más inteligentes y más mortales que nunca, y se han mejorado genéticamente con ADN de otras especies. Cuando un niño accidentalmente desencadena su regreso a la Tierra, solo un grupo de ex soldados y una profesora de ciencias podrán evitar, quizá el fin de la raza humana.

Tras el fiasco que supuso Predators, donde el tono de la cinta era demasiado serio en algunos momentos, Shane Black decide recurrir a sus armas como ha hecho durante toda su filmografía para darnos una cinta de acción, con muchos momentos gores y muchas dosis de humor autorreferencial. La cinta no se toma en serio a si misma y eso hace que la disfrutemos más. Un entretenimiento sin pretensiones que gustará a los fans de la saga y a los que nunca se han acercado a las obras del depredador más famoso del mundo del cine. Recordemos que la primera cinta de los 80 no era ninguna maravilla y es tampoco lo es, pero como entretenimiento que pretende homenajear a las películas de acción de los 80 con un toque de gamberrismo que lo protagoniza todo el escuadrón de soldados que encantará al público.

El reparto lo componen Boyd Holbrook de Narcos que derrocha carisma pese a las dudas que había al principio, Olivia Munn en un papel que deseamos que vuelva en siguientes entregas. El escuadrón de locos es uno de los elementos más atractivos de la cinta y entre ellos encontramos a Thomas Jane o Theon Greyjoy, todos ellos entrañables. Sin duda, lo peor del casting es la actuación de Jacob Tremblay, en el niño de La habitación que, pese a que siempre es elogiado, a mi me sacó mucho de la película.

EL CGI de al cinta no es es el más desarrollado pero da el pego en las escenas de acción. Cuando el Predator luce su disfraz se torna más imponente y artesanal como en el clásico de los 80. Correcta banda sonora de Henry Jackman que mantiene la tensión durante todo el metraje.

En resumen, Predator es una digna propuesta de entretenimiento para todo aquel que le guste el cine de acción de los 80 y la saga de Predator. Si buscáis algo más complejo, es que no os gusta la saga Predator.

Puedes adquirir el pack de las películas de Predator aquí: Pack Predator: Trilogía [DVD]

 

Jose Humanes

José Humanes ha escrito 633 artículos en Ciempiés.

A %d blogueros les gusta esto: