Festival de San Sebastián 2018 – ÚLTIMO DÍA

Bradley Cooper, Jaime Rosales y Drew Goddard.

Hoy acaba el Festival de San Sebastián. Aunque técnicamente habrá proyecciones hasta mañana y a pesar de que nos vamos con algunas películas pendientes (entre las cuales Roma, Cold War y Leto), la mayoría por simple falta de tiempo, esta ha sido nuestra historia y así os la hemos ido contando cada día, a lo largo de estas ocho jornadas de pura maratón cinéfila.

Ha nacido una estrella (Bradley Cooper)

Este último día lo teníamos que empezar en grande, así que, después de publicar la crónica del día de ayer, hemos ido una hora a hacer cola para entrar en el pase de prensa del remake de la clásica historia de Ha nacido una estrella, dirigido, co-escrito y co-protagonizado por Bradley Cooper. En el papel de la artista floreciente, Lady Gaga, en un rol absolutamente autoconsciente, que a la vez le permite reflexionar y construir su propia versión de su impresionante subida a la fama. De todas formas, el guion y la realización de Cooper parecen haber sido pensados para su propio lucimiento – Lady Gaga, a pesar dar vida al personaje principal de la clásica fábula y a pesar de su sorprendente talento para la interpretación, queda relegada a momentos (brillantes) y acaba por ser un poco eclipsada por su co-protagonista. Estando en 2018, el argumento sigue siendo tan misógino como el de la película de Max Steiner (la de 1937), pero a decir verdad, tampoco esperábamos la gran revolución feminista en una cinta como esta. Y, cómo no, nada que ver con la magnífica versión de George Cukor, con James Mason y Judy Garland, allá en 1954. El resultado: un film tirando a mediocre, que arrasará en taquilla a pesar de lo grimosa y tóxica que es la relación que retrata. Qué le vamos a hacer.

Petra (Jaime Rosales)

Si High Life ya dividió a la crítica, este último día, el encargado de polarizar las opiniones oídas en colas y bares ha sido el catalán Jaime Rosales y su Petra. La susodicha (a quien da vida Bárbara Lennie) no sabe quién es su padre, pues se lo han ocultado a lo largo de su vida. Tras la muerte de su madre inicia una búsqueda que la conduce a Jaume, un célebre artista plástico, poderoso y despiadado. Y claro, las cosas no pueden salir bien. Rosales reinterpreta los tropos de la tragedia clásica (descubrimiento de la identidad, incesto, suicidios por honor, pathos femenino…) con una forma eminentemente trágica: la película está compuesta de capítulos, desordenados con fines efectistas; hay coros que cantan al paisaje, a la nada, entre escenas; y los diálogos están cargadísimos de gravedad dramática, a pesar de su brevedad. Para algunos, la mezcla de tanta intensidad trágica no funciona, mientras otros lo vemos como una lectura en clave súper irónica de la burguesía catalana. Ambas opciones me parecen válidas, aunque las risas que se oían en la sala demuestran que hasta sus detractores han podido disfrutar, aunque sea de modo completamente in-intencionado, de esta tragedia familiar.

Bad Times At El Royale (Drew Goddard)

Cerraba el Festival era la muy esperada Bad Times At El Royale, segundo largometraje dirigido por Drew Goddard, que causó furor en todos los Festivales habidos y por haber con su ópera prima como director, la macarrísima La cabaña en el bosque. Su segunda propuesta no es tan atrevida y deudora del cine de serie B como la anterior, porque está claramente enfocada a un público mucho más amplio, y eso hace que, en comparación, quede un poco descafeinada en algunos momentos. De todas formas, allí siguen las dosis de réplicas audaces, giros de guion y personajes memorables (no diremos nada de la trama porque sí, todo es spoiler). También sigue siendo una pieza verdaderamente bien dirigida, con un manejo de la tensión que ya les gustaría a muchos, y con un elenco que pone las cosas muy fáciles: Jeff Bridges, Chris Hemsworth, Jon Hamm, Dakota Johnson, Cynthia Erivo… En definitiva, una película bastante entretenida que sirve muy bien para acabar el Festival con una sonrisa en los labios.

Prueba gráfica de mi experiencia con Bi Gan (esas gafas de sol). A la izquierda, el colaborador dela revista Cinezin, Guillem Romans.

Cerramos el Festival con la sensación de haber aprendido algo, de haber crecido, aunque sea un poquito, al lado de las películas. Nos vamos también con un par de entrevistas, que iremos publicando conforme vayan estrenándose las cintas que acompañan. Y nos vamos también con muchas ganas de Sitges, que empieza en cinco días y para el que nuestro compañero Jose Asensio tomará el relevo para contaros todo lo imprescindible de esta nueva y más fantástica edición.

Mariona Borrull

Mariona Borrull ha escrito 18 artículos en Ciempiés.

A %d blogueros les gusta esto: