“Suspiria”; un liberado Luca Guadagnino coreografía un fascinante, valiente y polémico regreso a la obra mítica de Dario Argento

Nota:

Tras resultar la proyección que más divisiones y polémicas suscitó en su paso por el Festival de Venecia, la particular revisión (que no remake) 41 años después por parte de Luca Guadagnino al filme más influyente y popular de su compatriota Dario Argento, filme clave centro del género con el que dialoga desde unas marcas igual de hipnóticas aunque más ambiciosas, explicitas y perturbadoras que divide de igual forma a los fans del terror que la disfrutaron como película inaugural de la 51 edición.

Guadagnino evita con gran valentía y personalidad (algo a aplaudir disguste o no el filme) el fiel remake típico al que la industria y en particular el cine de terror están más que acostumbrados. Ya desde el contexto en el que nos posiciona el cineasta italiano ofrece ya relevantes cambios; sitúa el filme (y con ella la escuela de danza Litz) en la Berlín de 1977, en plena Guerra Fría y en uno de los puntos más calientes de las protestas y acciones de la RAF, a ello suma nuevos personajes como el anciano psicólogo que hará de investigador sobre los extraños casos que suceden en la escuela tras comunicárselo en terapia urgente la joven Patricia (Chloë Grace Moretz) en la primera secuencia y, aún manteniendo los nombres y la presentación de los ya conocidos personajes de la original (Susie Bannion, Madame Blanc, Helena Markos…) cambia en gran parte su evolución, ofreciendo una historia totalmente distinta a la de Argento, con más capas de lectura y simbolismos.

Guadagnino ofrece un montaje y dirección fascinantes, construyendo la historia desde una atmósfera perturbadora, enfermiza y que busca ese ocultismo y abstracción malsana que rodea ya de por si el universo Suspiria. Utilizando de enorme forma los zooms, los cortes repentinos y punzantes de ruptura y un tono gris que se rompe continuamente pero que evita el buscar la similitud estilística evidente del uso de los colores vivos y primarios de Argento en la original; ofreciendo un filme mucho más perturbador en su montaje narrativo que en la expresión visual (que no es poca) construyendo uno de los filmes formalmente más redondos e inolvidables del año.

Además el cineasta italiano explora mucho más la enfermiza mente de sus personajes, dando mayor relevancia a las secuencias de danza y su preparación (casi sin verse en el filme original) y otorgando secuencias tremendamente incómodas y sugestivas, de pesadilla; en las que la muerte o el sexo son protagonistas de su simbolismo y abordando los momentos más violentos del filme desde una dirección realista y explícita que dejando más de un momento en el que numerosos espectadores retirarán la vista.

Para todas estas virtudes Guadagnino se rodea de actrices habituales de su cine – excelentes Dakota Johnson y Tilda Swinton – a las que hay que sumar una notable Mia Goth como Sara (personaje con mayor peso e interés que en el filme de Argento) y una breve Chloë Grace Moretz. Además Guadagnino recupera a Jessica Harper (la Susie Bannion del filme original) y reputadas actrices alemanas de la época de los 70 como Ingrid Caven y Angela Winkler.

Pero no todo termina de convencer. Guadagnino busca abordar muchos mensajes en su obra (un drama sobre la muerte, el ocultismo y las sectas, mensaje de empoderamiento o una metáfora y retrato de la Alemania dividida de esos tiempos) sin que todo le termine de hilar bien; a causa sobre todo de un exceso de metraje al que se llega agotado en su lisérgico y complejo acto final, dificil de descifrar y en el que su exceso de mensajes y temas termina de emborronar. Aunque su obra en el formalismo y audaz estética no pierda un ápice de brillantez en la que algo de culpa tiene la magnífica creación musical para el filme de Thom Yorke (Radiohead).

Suspiria es indudablemente una de las películas más polémicas, indescifrables e incómodamente fascinantes del año y del cine reciente; resultando desde ya una de las obras más complejas del cine de género y que sirve a Guadagnino para politizar su relato (algo que el fantástico y el terror han conseguido con grandes joyas últimamente) y de paso firmar uno de los remakes más interesantes y valientes de la historia del cine. Dará que hablar durante mucho tiempo.

 

Jose Asensio

Jose Asensio ha escrito 383 artículos en Ciempiés.

A %d blogueros les gusta esto: