“Milla 22”; fallido y caótico thriller en la que la dupla Berg-Wahlberg se estrella aún con su evidente aire de thriller de los ochenta y un curioso reparto

Nota:
Tras el asalto a una casa de un vecindario suburbial de clase alta en el que el equipo de operaciones protagonista, liderados por el profesional, demente y excesivo Silva (Mark Wahlberg); destapa a un grupo de espías rusos pero no termina como era esperable

Tras cuatro títulos encorsetados en la etiqueta del “basado en hechos reales” – aunque Día de patriotas El último superviviente resultan más que estimables -, la dupla Peter Berg y Mark Wahlberg ofrecen ahora un thriller de acción libre de esa exigible verosimilitud en un relato al que ir sin muchas exigencias al ofrecer un conjunto en lo dramático y en el género del thriller bastante pobre y caótica que sobrevive gracias al pulso de Berg y un aire de filme de acción de los ochenta atractivo y curioso. 

Tras el asalto a una casa de un vecindario suburbial de clase alta en el que el equipo de operaciones protagonista, liderados por el profesional, demente y excesivo Silva (Mark Wahlberg); destapa a un grupo de espías rusos pero no termina como era esperable. Tras este suceso, el filme nos traslada dieciséis meses después a un ficticio país asiático tras el peligro de que se están realizando actividades nucleares ilegales y al que es enviado el equipo paramilitar; allí se encontrarán con Li Noor (Iko Uwais), un agente que ofrece información a cambio de asegurarle de abandonar el país en dirección de Estados Unidos; durante las 22 millas de trayecto hasta un aeropuerto privado el gobierno del país y agentes rusos con ganas de venganza no harán fácil el trayecto.

Berg y Wahlberg decepcionan al construir un relato difícil de seguir en su primer tramo y que parece tener ideas en su retrato de personajes y situaciones muy a trompicones, como sin cuajar ni dibujar al completo aunque ofrezca elementos atractivos en algunos de sus protagonistas – el particular desequilibrio de Silva o el drama entre ser madre y agente del personaje de Lauren Cohan – y evidentemente la solidez y pulso de Berg para las secuencias de acción, diseñadas de forma más frenética que en la anterior Día de patriotas aunque siempre adrenalíticas y que resultan los mejores momentos de un filme que va a tropiezos en su trama como si hubiera sido revisado o reescrito y que además parecía tener ambición de franquicia algo que no parece que vaya a continuar tras su batacazo en la taquilla USA).

Un excesivo y loco Mark Wahlberg tampoco termina de convencer en su papel dentro de un reparto atractivo y curioso en el que brilla por encima del resto el indonesio Iko Uwais; reconocido y magistral actor de artes marciales, que a golpe de mandobles y de imbatible carisma se convierte en lo mejor del filme y que incluso hubiera merecido mayor juego dentro del relato al ofrecer de paso al personaje más interesante del conjunto. Berg y Wahlberg se estrellan en este thriller de acción ambicioso pero con espíritu de Serie B que no cuaja en lo dramático y narrativo, dejando un conjunto frío y que se olvida fácilmente.

 

Jose Asensio

Jose Asensio ha escrito 335 artículos en Ciempiés.

A %d blogueros les gusta esto: