“First Man (El primer hombre)”; Chazelle explora a Neill Armstrong desde el carácter del personaje y su introspección evitando la grandilocuencia del biopic y de la época que retrata

Nota:
Tras triunfar con La La Land, Damien Chazelle ofrece ahora un biopic que evita la épica y mitificación del primer hombre que pisó la Luna al abordarlo desde la propia personalidad taciturna del astronauta

Inauguró Venecia y es indudablemente una de las claras películas posicionadas para la inminente Oscar Race. First Man es el nuevo filme del joven director oscarizado Damien Chazelle y el primero en el que no firma el guión; ofreciendo un sobrio y desmitificador biopic sobre el ingeniero y astronauta Neill Armstrong, el primer hombre que pisó la Luna en 1969. 

Quizás ese menor peso aparente de Chazelle tras el fenómeno musical La La Land hace que este sobrio biopic pase desapercibido dentro de las conversaciones cinéfilas y las colas de espectadores en los cines. Y esto personalmente me resulta un error ya que nos encontramos con el que puede ser quizás el biopic del año y un claro ejemplo de como abordar un biopic de una figura que fácilmente transmite épica y heroicidad ante la proeza de ser el primer hombre en pisar La Luna.

Chazelle construye el filme en tres tramos – la preparación de la misión y los fallos previos a la misión Apollo, la vida familiar y personal de Armstrong y los momentos del despegue y aterrizaje – y aborda el filme primando los primeros planos y el resorte psicológico e íntimo de Armstrong; construyendo con la ayuda de un reparto magnífico un filme sobrio, sin grandes giros emocionales y que se enmarca en todo momento en la figura y carácter taciturno de Armstrong, encarnado a la perfección por Ryan Gosling.

El filme expone sin pasar la crítica del verdadero motivo de la carrera espacial y la llegada a la Luna, un motivo político y de poder dominador en plena Guerra Fría frente a una Unión Soviética que les había superado con las misiones Sputnik. Recorriendo toda una década hasta el histórico 20 de julio del 69 en el que vemos fallidas pruebas y misiones, su relación con su esposa e hijos y el dolor interno que le supone el fallecimiento prematuro de su hija y finalmente, su decidido y frío carácter frente a la histórica misión de alunizaje.

Chazelle busca destacarse desde lo íntimo, construyendo el drama sin grandilocuencias y desde el carácter de un Armstrong alejado de su iconicidad, obteniendo de esa forma un claro personaje habitual en el cine de Chazelle. Un joven genio que debe sacrificar y lidiar con el progreso laboral en su campo y con las relaciones personales desde una puesta en escena cuidada, con una notable fotografía firmada por Linus Sandgren que no sólo destaca en las secuencias espaciales (muy influenciadas por Interstellar de Christopher Nolan) sino también en las que suceden en el hogar. Brillando en ese ecosistema una magnífica Claire Foy que huele a Oscar, como sufrida y fuerte esposa del hombre que pisó la Luna.

First Man resulta un filme magnífico en su conjunto en su sutil y personal construcción ajena a la épica y mitificación de la figura y la época que evoca; enganchando el filme al estado emocional y carácter de su protagonista, abordando desde lo íntimo el gran hallazg. Resultando un filme más que destacable sobretodo por lo manido que siempre se encuentra el subgénero del biopic y que, aún siendo el proyecto más impersonal o menos relevante de Chazelle, expone muchas de sus marcas dramáticas y temáticas que lo siguen confirmando como un director imprescindible en el nuevo Hollywood; y sobre todo un hermoso canto a la superación de la pérdida y el dolor de la muerte.

Jose Asensio

Jose Asensio ha escrito 437 artículos en Ciempiés.

A %d blogueros les gusta esto: