“Illang: La brigada del lobo”; Kim Jee-woon junto a Netflix da su primer tropiezo como cineasta en esta liosa y abigarrada distopía basada en el manga de Mamoru Oshii

Nota:
Kim Jee-woon mantiene su talento visual en las secuencias de acción pero se hunde ante una narración abigarrada con muchas líneas dramáticas que pierden al espectador en sus más de dos horas y sin exponer lecturas profundas que la distopía podía permitir

Presente en San Sebastián en plena Sección Oficial, uno de los directores más interesantes del cine surcoreano se ofrece ahora a Netflix para adaptar el manga de Mamoru Oshii; suponiendo de forma clara su primer gran tropiezo como director al ofrecer una producción impecable en lo técnico y formal pero un libreto realmente lioso y enrevesado que tampoco aprovecha su dimensión y contextualización distópica.

Al anunciarse en 2029 un plan quinquenal para unificar a las dos Coreas y así hacer frente a la unificación de las grandes superpotencias del mundo (USA, Rusia, China y Japón). Esto dejará sanciones y una inestabilidad y llevará a una época de sombrío caos. Tras la creación de un grupo terrorista que se opone a la unificación llamado La Secta, el presidente crea una nueva división policial con gran poder e influencia llamada la Unidad Especial. Ante la influencia de este grupo, la Inteligencia trama un plan para acabar con la Unidad Especial, mientras se empieza a rumorear sobre una organización en el seno de la Unidad Especial llamada “Brigada del lobo” que secretamente está surgiendo.

Me resulta muy decepcionante escribir sobre este evidente batacazo dentro de la filmografía de Kim Jee-woon aunque en líneas generales su parte como director sea la que menos parada sale. Illang tiene como principal error una liosa y abigarrada construcción narrativa al plantear varias subtramas que no convergen de forma cohesionada y hacen que el filme se pierda en su base y resulte sólo interesante por la habilidad de Kim Jee-woon en las secuencias de acción y su buen cuidado visual.

Una ñoña subtrama romántica, unos personajes con los que no empatizamos y sobre todo una discutible falta de discurso social o político frente a su ambientación distópica decaen este filme decepcionante que podría haber dado mucho más de sí frente al cineasta que lo tenía entre manos. Resultando un filme en el que sin saber la historia que se nos está contando Kim Jee-woon vuelve a mostrar su envidiable pulso para la acción.

 

Jose Asensio

Jose Asensio ha escrito 383 artículos en Ciempiés.

A %d blogueros les gusta esto: