“Mi obra maestra”; los hermanos Duprat siguen con su negra sátira al mundo del arte en su película más accesible y amable

Nota:
Premio del Público en la Seminci de Valladolid, Mi obra maestra es otra corrosiva y negra comedia de los hermanos Duprat sobre el mercantilismo del arte y el frío cinismo que rodea a sus protagonistas

Vuelven los hermanos DupratGastón, director; y Andrés, guionista – tras el gran éxito de la muy destacable El ciudadano ilustre volviendo a ofrecer una comedia negra sobre el mercantilismo de la creación artística, centrada en este caso en la pintura y en la fiel y curiosa relación de amistad entre un mecenas que ya parece priorizar las ganancias económicas a otra cosa y un veterano artista malhumorado y pesimista venido a menos.

Un encantador galerista llamado Arturo (Guillermo Francella) intenta reflotar la carrera artística de su amigo Renzo (Luis Brandoni), un veterano pintor en decadencia y muy malhumorado y maleducado. Ante la necesidad económica e interés de Arturo, a ambos se les ocurre una loca idea para reflotar su fortuna y el valor de la obra artística de Renzo; mientras al taller de Renzo llega un joven e idealista pintor español (Raúl Arévalo) que busca aprender del viejo artista.

Duprat sabe mantener un tono ácido y negro en la comedia y sátira que abraza a sus dos protagonistas, componiendo de nuevo una contundente crítica al mercantilismo del arte y sus creadores; ahora desde la perspectiva de la pintura tras haber abordado en sus filmes anteriores la arquitectura (El hombre de al lado) y la literatura (El ciudadano ilustre). Interpretados por dos portentosos Guillermo Francella y Luis Brandoni, los hermanos Duprat esconden en su negra frivolidad una entrañable historia de amistad y reencuentro entre sus protagonistas.

Siendo menor que las obras anteriores de los Duprat al resultar algo más buenista y no encontrar quizás el rumbo adecuado entre un tono más entrañable y la comedia negra habitual de los Duprat. Mi obra maestra resulte quizás la película más fácil de llegar a un público mayoritario y borda desde la ácida mirada habitual de los Duprat una entrañable historia de amistad que a veces parece romper algo los momentos más incómodos y potentes de la propuesta.

 

Jose Asensio

Jose Asensio ha escrito 417 artículos en Ciempiés.

A %d blogueros les gusta esto: