“Cam”; los miedos más oscuros de internet salen a la luz en este algo efectista aunque atractivo thriller

Nota:
BlumHouse produce una de las inesperadas sensaciones del cine de género de la temporada en esta angustiosa cinta para Netflix en el que una cam-girl ve como le roban la identidad y toman su canal de streaming sin saber qué se esconde tras ello

Vista el pasado mes en el Festival de Sitges y distribuida directamente en la plataforma Netflix hace unos días; BlumHouse produce la ópera prima de Daniel Goldhaber en la que construye un eficaz thriller sobre los miedos de internet desde una joven cam-girl erótica obsesionada con ascender en el ranking de visitas y popularidad de la web.

Alice es una cam-girl erótica que evita hablar de como progresa económicamente a sus familiares y amigos. Importándole por encima de todo su ascenso en el rankig de la web, tras un show que le hace caer en la clasificación tras sus logros. Al otro día por la mañana alguien parece haberle robado su cuenta e identidad, transmitiendo en directo y ganando popularidad como nunca; ante la situación Alice empieza a investigar que se esconde tras ello.

Es evidente que su premisa y su cierto aire de terror conspiranoico a lo Black Mirror sobre el lado oscuro de internet resultan atractivos y el filme funciona en su tesis general y la reflexión planteada. Aún así, resulta algo plana en las secuencias fuera de la claustrofóbica pantalla del ordenador y su efectista final no termina de estar a la altura del discurso y crítica planteada.

Aún así, Cam es un filme de suspense tenso y eficaz que dabe abordar miedos de la red como los acosadores, el robo de identidad y el narcisismo crónico que construye en sus usuarios; destacando la loable interpretación de una omnipresente Madeline Brewer (The Handmaid’s Tale).

 

Jose Asensio

Jose Asensio ha escrito 383 artículos en Ciempiés.

A %d blogueros les gusta esto: