“The Old Man and the Gun”; la leyenda interpretativa Robert Redford se despide en este encantador melodrama policial que remite al gran cine de los años sesenta y setenta

Nota:
El mítico Sundance Kid y uno de los actores más icónicos de su generación decide despedirse de la interpretación dando vida a un ladrón que dio su último golpe con ochenta años y que destacaba por las buenas formas y educación con las que inesperadamente robaba

El hombre tras estimulantes experimentaciones indie como la minimalista y filosófica A Ghost Story; ofrece ahora, basándose en la historia real del ladrón y criminal Forrest Tucker, un encantador melodrama policial que se emerge como perfecto vehículo para el carisma del veterano Robert Redford. Leyenda interpretativa que toma este papel como su última interpretación cinematográfica.

Icónico actor de gran generosidad y atractivo fuera de la cámara – fundador y director del Festival de Sundance y director de interesantes filmes como Quiz Show. El dilema y Gente corriente -, Robert Redford decide a sus 82 años que esta será su última interpretación. En similar sensación a la que nos dejó Gran Torino de Clint Eastwood (que iba a ser aparentemente la despedida de Eastwood como actor; aunque ahora vuelve en Mula); David Lowery no rehuye el ego trip en torno a la figura de Redford que supone el filme; pero construye un relato sólido, cómplice y que huele de forma brillante a cine de los sesenta y setenta.

Basándose en la figura real de un atracador de bancos que huyó 12 veces de la cárcel y realizó su último golpe con 80 años en el 2000. El hombre destacaba por su forma de realizar los atracos, tratando con galantería y con una sonrisa en el rostro al gerente del banco al que robaba. Lowery construye el filme desde dos líneas narrativas; el policía tras su pista (notable Casey Affleck) y el perseguido ladrón (leyenda Robert Redford). Mostrando en cada uno su día a día, en el caso de Redford su grupo de viejos amigos (alegres colaboraciones de Tom Waits y Danny Glover) y su bonita y accidental relación con el personaje de Sissy Spacek; y en el de Affleck, su vida familiar con esposa e hijos.

Entre lo entrañable de la dramedia y el tono crepuscular, Lowery transmite al filme una magnífica atmósfera de cine de los setenta que nos recuerda a thrillers indie y dramas de la época – con clara cita visual a Carretera asfaltada en dos direcciones de Monte Hellman – tejida desde personajes entrañables y una dramedia que evoca a un cine y tono poco visto en la actualidad desde unos actores en plena forma (a destacar la presencia de otra leyenda, la citada Sissy Spacek) que saben acompañar a un digno monumento final para el Redford actor. Un relato vital y lleno de pasión sobre seguir haciendo lo que se nos da bien y que hacen que la vida merezca la pena.

 

Jose Asensio

Jose Asensio ha escrito 429 artículos en Ciempiés.

A %d blogueros les gusta esto: