“The Umbrella Academy”; mucho más que una serie de superhéroes donde prima los comportamientos chocantes de los personajes

Nota:
Melodrama mezclado con epicidad y un sinfín de luchas emocionales marcan la adaptación de la serie de cómics escritas por Gerard Way y la convierten en el fenómeno del momento

Bien es sabido que los superhéroes están de moda. Netflix, concretamente, ha tenido varias series destinadas a esta temática. Las famosas series de Marvel como Daredevil, The Punisher Luke Cage son algunos ejemplos. En general, esta materia tan recurrente es, a día de hoy, uno de los argumentos que se sabe van a tener éxito en mayor o menor medida. Sin embargo, The Umbrella Academy, aunque hablemos de más superpoderes, dista mucho de lo que estamos acostumbrados.

The Umbrella Academy nos cuenta la historia de unos niños que nacieron el mismo día a la misma hora y sin que sus madres estuvieran previamente embarazadas. A partir de ahí, un excéntrico los reúne bajo su tutela y les enseña a usar sus poderes. Cuando son adultos, todos vuelven a reunirse por la muerte de su padre. Pronto verán que sus personalidades y su historia hacen que entren más en conflicto que unirse.

Cuando el trailer de The Umbrella Academy salió a la luz, mi mente pensó lo peor. Una nueva serie de superhéroes, con su oscuridad y su argumento conflictivo que a veces hace explotar la cabeza. Esperaba una nueva The Defenders, no aportando nada nuevo de esta forma. En parte, se asemeja enormemente a esta, puesto que es un grupo de gente con superpoderes. Pronto me di cuenta de mi error y del gran atractivo que ofrecía esta serie que nos llega de manos de Netflix.

Los hermanos de la Umbrella Academy reunidos ante la noticia de la muerte de su padre/mentor.

La realidad es que, con numerosos saltos temporales que a veces llega a confundir, la atracción del espectador es total. Evolución de unos personajes contra el estancamiento de otros crea muchísima intriga para ver a donde va a llegar. Las continuas disputas, la violencia sin censura y el suspense que despierta su gran estrella, Ellen Page, es su marca de identidad. Todo ello acompañado por temas musicales conocidos por todos colocados en el momento exacto. Epicidad y drama se mezclan para dar una explosión de colorido y sentimientos despertando en nuestro interior.

Inminente catástrofe

En esta serie todo está relacionado con un hecho que “cambiará el mundo”. En base a eso, el argumento corre de forma explosiva, pero sin llegar a tropezar. Todo está contado de manera que, aunque parezca que va muy rápido, se toma su tiempo para explicar hechos fundamentales. Los continuos flashbacks despistan un poco y se cambia continuamente de arco. No obstante, que esto no escandalice, pues todo se va aclarando con forme se avanzan los capítulos. Además, aún con su falta, el personaje de su padre condiciona el comportamiento de los jóvenes de la Umbrella Academy. Esto podría ser tedioso, pues es un personaje que apenas es presentado. Sin embargo, representa las angustias, depresiones y el proceder de todos los protagonistas.

Klaus, el personaje que le da ese toque gamberro y loco a la serie.

En cuanto a los personajes, es el único punto que tiene altibajos. De Ellen Page poco hay que decir ya. Es mundialmente conocida por varios de sus papeles y la gran protagonista de esta serie, donde lo borda interpretando a Vanya. La mayoría del elenco está correcto, destacando Aidan Gallagher como Número Cinco y Robert Sheehan como Klaus. Su contrapartida serían Tom Hoper como Luther (el musculitos bobalicón y bonachón) y David Castañeda como Diego (el macarra ligón que tiene su lado sensible), haciendo un papel muy plano y sin brillo.

En general es una serie que, si te gusta la intriga, la acción y los superpoderes, es totalmente recomendable. Una adaptación del cómic homónimo que ha obtenido un resultado sobresaliente. Y todo esto dejándonos con una gran incertidumbre en su último capítulo, teniendo que espera hasta la próxima temporada para ver que nos depara.

Jorge Martínez

Jorge Martínez ha escrito 185 artículos en Ciempiés.

A %d blogueros les gusta esto: