“High Flying Bird”; Soderbergh de nuevo cargado con un iPhone 8 para mostrar un thriller de despachos en pleno “knockout” de la NBA

Nota:
Soderbergh estrena en la plataforma Netflix su nuevo largometraje rodado con un iPhone, mostrando los entresijos sin concesiones del negocio del deporte centrándose en el “knockout” sucedido en la NBA en 2011

Tras experimentar con el thriller psicológico Perturbada, rodada íntegramente con un iPhone; Steven Soderbergh repite jugada en este drama deportivo (o más bien thriller “de despachos”) que nos traslada a los entresijos de un representante de jugadores frente a los grandes empresarios y propietario de la liga de baloncesto tras suceder la huelga de jugadores, el conocido “knockout” sucedido en 2011; ofreciendo un filme frío y discreto en su carrera aunque deja recursos visuales realmente atractivos.

Director casi siempre fiable como Soderbergh dispuesto en sus dos últimos títulos a aprovechar y acercar la dirección de cine y el lenguaje fílmico rodando sus películas íntegramente con un iPhone; el cineasta estadounidense ofrece ahora un retrato de los entresijos en despachos que rodearon la huelga de la NBA de 2011. Acercándonos a aquella situación desde un entregado agente de jugadores que mira como mantener la atención y la estabilidad salarial de sus recién fichados jugadores a la liga; terminando por desafiar el modelo de negocio establecido.

Aunque con el aire amateur que le aporta la calidad smartphone, Soderbergh sabe ofrecer una puesta en escena a ratos virtuosa y realmente atractiva a una historia de incesantes y rápidos diálogos dignos de un descafeinado Aaron Sorkin. Un filme excesivamente frío en el que las acciones de los personajes y lo que sucede a su alrededor no parece interesarnos demasiado aunque un notable André Holland sostenga la trama en sus hombros.

Aún así el filme explora el cambio de negocio en el que se ha convertido el deporte, añadiendo además insertos más cercanos al documental en el que charla con varios de los novatos jugadores que se vieron inmersos en la realidad en esa situación de huelga como Jaret Jackson o Karl-Anthony Towns. Ofreciendo otro vistazo al capitalismo corporativo, al choque que supone internet y las redes sociales dentro de ese mundo; y una mirada más realista y “fuera de pista” de lo que sucede en grandes asociaciones y empresas como la NBA y sus distintas organizaciones.

Un filme frío, más interesante en lo formal y escénico que en lo que nos está contando, resultando una película poco destacable en la filmografía de Soderbergh aunque ofrezca la mirada gestora y corporativa tras los grandes deportes con veracidad y desde unos personajes a los que se les podría haber demandado un mayor fondo.

 

Jose Asensio

Jose Asensio ha escrito 437 artículos en Ciempiés.

A %d blogueros les gusta esto: