“Rambo: Last Blood”, la decadencia del veterano de Vietnam

Nota:
Vuelve Rambo en su entrega más floja

La saga de Rambo es una de las más cutrecillas de la histora del cine. La primera película, la mejor y punto, con un tono más sobrio, cuidado, maduro, pero no carente de aventura dio paso a dos entregas en los que su protagonista era lo más similar a un súper héroe que se podía entregar los años ochenta en plena etapa Reagan.
Pensábamos que todo terminaba en la cuarta entrega. Desquiciada, ultraviolenta y loca. Un gozo para todo aquel deseoso de disfrutar de ver a Rambo hacer lo que mejor sabe. Matar y poner caras míticas. Pero nos ha llegado esta entrega y sin duda es la peor de la saga.

La historia nos situa a John Rambo que está en horas bajas y viviendo en un rancho en Arizona, pero cuando recibe la noticia de que su sobrina ha desaparecido, tras haber cruzado la frontera a México, Rambo decide ir en su búsqueda.

La película, es sin duda, la mas atipica de la historia de la saga. La primera hora es totalmente insoportable, con un drama familiar como nunca habíamos visto en las aventuras del veterano de Vietnam. Más cerca del telefilme que de una cinta de acción, durante estos primeros 60 minutos solo vemos conflictos que no interesan, interpretaciones sobreactuadas y a un Rambo que monta en caballo y que deja atrás su actitud vista antes. Solo en los últimos 20 minutos vemos todo lo que nos habían prometido. El Rambo más desatado que hace que la espera valga la pena. Sin duda sin la película merece un visionado es por esos últimos 20 minutos. Si no la película entraría entre lo peor del año, sin dudarlo.

Stallone en la película está en pleno piloto automático, muy poco inspirado y solo mostrando emoción al final. Oscar Jaenada y Sergio Peris Mencheta se nota que se lo han pasado en grande con sus personajes y se muestran desatados a la hora de interpretarlos, sobre todo Jaenada que está divertidísimo. Sin duda son lo mejor de la película. Paz Vega pasaba por ahí.

La película cinemográficamente es fea. Tiene un fotografía horrible un montaje confuso y una puesta en escena muy trillada. Ni siquiera la banda sonora está a la altura. Brian Tyler hace un flojo trabajo y ni siquiera nos deja disfrutar del mítico tema de Rambo.

 En resumen la nueva entrega de Rambo tendrá opiniones divididas en cuanto a su enfoque ya que no es una cinta de acción imparable todo el metraje. Quizás no sea la mejor pero los últimos 20 minutos son puro Rambo perro viejo que se las sabe todas, curtido en mil batallas, pero aún así es sin duda la más floja de la saga.

 

 

Jose Humanes

José Humanes ha escrito 649 artículos en Ciempiés.

A %d blogueros les gusta esto: