“Joker”; el viaje más oscuro hacia la locura

Nota:
Joker llega a los cines como una de las mejores películas de este año y posiblemente de la década

Es de sobra conocido el personaje de Joker en el mundo del comic y los diferentes rostros que lo han encarnado tanto en la pequeña como en al gran pantalla.  Desde el desfasado Cesar Romero, el fiel Jack Nicholson, el magistral Heath Ledger, el divertido Mark Hamill en la serie animada o el desastroso Jared Leto todos estos Jokers han aportado de una manera u otra su carisma al personaje. Este año y precedida del gran éxito en el Festival de Venecia y dirigida por Todd Phillips, un director mas afincado a la comedia, nos llega Joker, el origen de como este villano mítico de DC se convierte en ese perturbado que tantas veces ha puesto en apuros a Batman.

Este viaje a los orígenes del Joker comienza con Arthur Fleck, un ser humano con una enfermedad mental que cuida de su madre y cuyo gran sueño es hacer reír en un mundo en llamas. Un mundo en continua lucha en una ciudad presa del egoísmo colectivo. Impulsada por un sistema económico que destierra a aquellos condenados a subsistir y enaltece a quienes habitan su más alta esfera. Un ser humano condenado con la terrible losa de una enfermedad mental que le hace bailar en una constante confusión sobre la realidad y la ficción.

Este profundo debate interior comienza a invadir y a transformar a Arthur, como un germen que desea vengar y subirle a un tren sin retorno hacia la revolución, inclinando la balanza hacia el Joker, el fruto de sus terribles vivencias. La consecuencia de lo vivido y sufrido.

Todo ello llevado por un Joaquin Phoenix en estado de gracia. Y de maldad. Haciendo la que, con mucha seguridad, es la mejor interpretación de su carrera y una de las mejores interpretaciones masculinas que se recordarán en los últimos tiempos. Su simbiosis para con el personaje es tal que, por momentos, el espectador tendrá dudas sobre si es el quién interpreta al Joker o es el propio Joker quién interpreta a Joaquin Phoenix. Un actor servido de un guion hecho a su medida. Y a la del papel que representa. Dando lugar a una película que se rinde ante él, que le permite ejercer una libertad absoluta sin ningún tipo de límite.

Mención aparte a un Robert De Niro muy divertido y que inmediatamente nos hace pensar en otra película muy parecida a esta que es al inmortal, El rey de la comedia del gran Martin Scorsese.

Todd Philips no solo quiere que conozcamos al Joker, quiere que nos haga debatir. Que nos inclinemos en un terrible (pero necesario) debate ante la justificación y la comprensión o la condena hacia la actitud de su protagonista. ¿Quién ha creado realmente a Joker? ¿Una sociedad corrupta que abandona a quienes más la necesitan o un ser humano que se deja llevar por los entresijos de una mente maldita?

Joker es hija de su tiempo. De tiempos convulsos. De miedo. De caos. De revolución silenciosa. De conflictos. De optimismo escondido e ilusión melancólica. Tiempos en los que las sociedades que no han alcanzado la perfección deseada se dejan llevar por quienes las dirigen creyendo que serán quienes les guíen hacia la misma. Y entonces aparece la sonrisa del caos. Una sonrisa que se da lugar en una de las mejores películas del año (y de algunos otros), pues este Joker ha venido para quedarse.

Y seguramente muchos criticarán sin ver o pensarán que estamos ante otro producto basura al estilo Endgame, pero no, Joker es puro cine y será maltratada por los ignorantes, pero los que amamos el cine defenderemos este Joker hasta la muerte.

Jose Humanes

José Humanes ha escrito 649 artículos en Ciempiés.

A %d blogueros les gusta esto: