“In The Tall Grass (En la hierba alta)”; el pulso y atmósfera de Natali hacen atractiva otra adaptación de King de la mano de Netflix

Nota:

Desde Sitges aterriza otra adaptación por parte de Netflix del universo literario de Stephen King, ésta vez el relato corto que escribió a cuatro manos con su hijo y que dirige para el cine Vincenzo Natali (Cube)

La capital del cine fantástico y de terror abrió su 52ª edición este jueves 3 de octubre con una película de Netflix. Cannes parece no atreverse a ello, pero en la localidad catalana las plataformas online son consideradas de igual a igual y de paso Netflix gana promocionando en un gran escenario una película que, al día después de su proyección en el Auditori Meliá, tendréis disponible en el catálogo. Un pre-estreno por todo lo alto.

Si es cierto que si consideramos las películas antecedentes que inauguraron años anteriores la edición sin duda la película de Netflix sale perdiendo en las comparaciones. Suspiria de Luca Guadagnino, La forma del agua de Guillermo del Toro o La bruja de Robert Eggers son películas que ofrecieron debate, una inauguración de mayor calidad y sello fílmico y que entusiasmó a la cinefilia y fueron pelotazos para el festival nada más empezar.

Sin entrar en ello y empezando ya a redactar lo que debe ser la crítica en sí, In The Tall Grass sabe ser una interesante adaptación (no literal) del relato corto escrito por Stephen King y su hijo Joe Hill. Dos hermanos, ella embarazada de seis meses, paran en medio de la carretera a causa de una náusea que ella sufre en su trayecto rumbo a San Diego. De repente oyen el grito de un niño pidiendo ayuda que proviene de las frondosas y enormes terrenos de hierba que hay al lado de la carretera. En cuanto deciden adentrarse en busca del pequeño, se inicia un asfixiante juego laberíntico en el que el tiempo parece ir con otras leyes fuera de cierta lógica y en la que la locura y los oscuros pasados pueden salir a la luz.

Las dos familias (los hermanos y la del niño, con el padre encarnado por Patrick Wilson) no podrán encontrar la salida de ese campo; en el que Vincenzo Natali puede recuperar parte de su gloria y juegos narrativos de su glorificada Cube (Mejor Película y Guion en Sitges 1998) en una película con bucles temporales y con la oscura mirada a la fe, el fanatismo religioso y traumas escondidos habituales de King. Si algo brilla de In The Tall Grass es su trabaja atmósfera y el buen hacer escénico de Natali, en especial con el sonido. Una calidad estética que ya la alzan por encima de la discreta media de las producciones originales de Netflix.

Lo malo llega en aspectos del guion; como su a veces agotadora reiteración de sucesos (aunque estén justificados por los bucles temporales) que no la hacen un entretenimiento ni narración ágiles. A ello, se suma unos personajes demasiado simples y un trabajo actoral en el que sólo destila fotogenia y carisma Patrick Wilson (merecidísimo premio homenaje Màquina del Temps), rostro ya popular y respetable en el cine de género por las sagas de James Wan.

In The Tall Grass es un filme que te mantendrá al menos con el interés de saber como concluye gracias a la notable atmósfera y ejecución de recursos que Vincenzo Natali aporta, devolviéndole algo del pulso perdido en filmes anteriores. Un relato de suspense algo reiterativo y que hubiera merecido de mayor profundidad en sus personajes y en algunas interpretaciones del cast. Una inauguración poco remarcable en lo fílmico aunque una propuesta con elementos de interés para al menos echarle un ojo en el abarrotado catálogo de Netflix,; más que la programación del festival de Sitges.

Jose Asensio

Jose Asensio ha escrito 462 artículos en Ciempiés.

A %d blogueros les gusta esto: