Festival de Sitges 2019 – Día 1: Bloodline/ 3 From Hell/ Zombi Child/ Unstoppable/ Dogs Don’t Wear Pants

Patrick Wilson se ha convertido en la sensación del día destilando simpatía y cordialidad mientras presentaba la película inaugural In The Tall Grass, junto a Vincenzo Natali, y recibía el premio Màquina del Temps. Rob Zombie cierra la trilogía de la família de asesinos Firefly y nos encontramos con la primera joya del festival.

Primer día de la 52 edición del certamen más importante del fantástico en Europa y una de las citas más ineludibles para la cinefilia de nuestro país. Primer día de las primeras colas, las caminatas de un cine a otro y las dosis de café para aguantar una programación imposible de abarcar. Netflix se marca un tanto inaugurando el certamen con In The Tall Grass (crítica aparte ya disponible) y las esperadas cintas estadounidenses 3 From Hell Bloodline dejam bastante fríos a los que más esperaban de ellas.

Bloodline (Henry Jacobson, USA) – Oficial Fantàstic Competición

Aún con la sombra de formar parte de American Pie y otras pseudo-comedias de “salidillos” de la época; Seann William Scott ofrece en Bloodline su interpretación más contenida; encarnando a un trabajador social de un instituto (y padre primerizo) que se toma “muy en serio” los problemas de sus pacientes y que decide tomarse el castigo por su mano a los agresores y culpables de los problemas que esos jóvenes atraviesan.

Desde una mezcla más que evidente del arquetipo del “psycho-killer” dibujado por la serie Dexter y por Norman Bates, Bloodline resulta una propuesta poco memorable dentro del templo del género y de la oferta actual de títulos del ǵenero que encontramos. Una historia sobre la familia desde un asesino al que comprendemos y con el que llegamos a empatizar en los momentos que tortura a los enfermos agresores. Todo enmarcado en una estética que el debutante Henry Jacobson sabe darle gusto y efectismo, con claras referencias a De Palma (las split-screen, las lentes bifocales…) y dejando la buena dosis de sangre y violencia esperada.

Bloodline resulta una película más de “psycho-killer” que no sabe encontrar un carácter propio en el relato que nos cuenta. Resultando un film previsible que se deja ver con cierta gracia por una dirección competente que reverencia a la escuela de estilo Brian De Palma y que otorga a Seann William Scott un rol fuera de la comedia que sabe soportar con una buena nota. Otro Norman Bates más.

Valoración: 5/10

3 From Hell (Rob Zombie, USA) – Oficial Fantástic (Fuera de Competición)

Desde el estreno hace ya casi 15 años de la adorada Los renegados del diablo; los fans de Rob Zombie deseaban más crímenes salvajes y aventuras de la familia de asesinos Firefly. Tras algún tropiezo sonoro como 31 y films de culto como The Lords of Salem (para muchos su mejor trabajo), Rob Zombie retoma a los personajes y les ofrece un cierre más heroico y crepuscular y en el que las sucias texturas de Zombie se envuelven en una mezcla de géneros al menos atractiva.

Los “Renegados” están encarcelados tras salir de unas heridas de las que les era imospible recuperarse. Los tres se encuentran en el corredor de la muerte pero con la ayuda de un hermanastro igual de loco y sádico que ellos (Richard Bake se una a la fiesta) buscarán escapar de la cárcel y la justícia de nuevo.

Marcada por el fallecimiento del actor Sid Haig, el capitán Spaulding en el film, patriarca del grupo principal que forma esta trilogía y por la que Zombie tuvo que reescribir partes del guión; 3 From Hell se presume como una forma de estirar el chicle, de mirar de reencontrarse con cierta relevancia y popularidad de nuevo recuperando a sus personajes más memorables y que sus fans más veneran; interpretados con la familiaridad y cercanía que ya suponen para ellos por Sheri Moon Zombie, Bill Moseley y el citado Haig.

La película ofrece todos los elementos típicos del cine de Zombie; estética Grindhouse, violencia explícita y numerosa y una mirada delirante y salvaje a la sociedad estadounidense y sus obsesiones por generar ídolos y demonios. Un filme que va del falso documental – como si fuera un reportaje sensacionalista de la época del proceso a Charles Manson, inspiración en la creación del clan Firefly -, pasando por el subgénero “Woman on jail” hasta un tramo final que claramente bebe del Grupo salvaje de Sam Peckinpah.

Un juego de géneros que funciona a chispazos, que a veces resulta satisfactoria y otras más simple y decepcionante. Puro Rob Zombie en el que termina de elevar (con las contradicciones que ello supone) a su grupo de sádicos asesinos, otrogándole un eco crepsucular atractivo y una despedida a los personajes que sus locos seguidores posiblemente agradezcan- Mención especial a Sheri Moon Zombie, la verdadera alma de la trilogía interpretando a Baby.

Valoración: 6/10

Zombi Child (Bertrand Bonello, Francia) – Noves Visions

Tras Apollonide Nocturama, Bertrand Bonello vuelve a la búsqueda de retratar y comprender a la joven generación actual para de paso abordar una contundente historia sobre el pasado histórico de Francia y sus iconos metiéndonos de lleno en la vida de unas estudiantes en un colegio privado fundado por Napoleón y en el que sólo entran las descendientes de figuras que hayan recibido la Legión de Honor. A partir de la llegada de las jóvenes Fanny y Mélissa, de antepasados haitianos, la película nos ofrece en paralelo los sucesos que sufrió el abuelo de Mélissa en la Haití colonizada por Francia y su vida como “zombie”.

Bonello, guste más o menos, ya se ha convertido en un nombre siempre atrayente para la cinefilia. Quizás nos encontramos con su obra menor, la menos relevante en su prestigio de la crítica, pero aún así enigmática y atractiva en su componente visual y ciertas ideas de montaje. Aún así, Bonello no termina de cuajar de forma orgánica para que permita abordar su tema y discurso con más contundencia y claridad el juego entre los dos tiempos, entre la Francia actual y la Haití post-colonial del 1962.

Brillan especialmente sus dos jóvenes actrices protagonistas, Louise Labèque y Wislanda Louimat, y Bonello se permite tejer en ciertas secuencias una irónica crítica a la sociedad “zombificada”, caprichosa y egoista que estamos construyendo jugando además con el retrato antropológico y folclŕico de la cultura haitiana y de las formas de “muertos vivientes” que ya forma parte del folclore y la cultura popular de algunas sociedades de origen africano. No es un Bonello remarcable.

Valoración: 6/10

Unstoppable (Kim Min-ho, Corea del Sur) – Òrbita

El heroico armario que representaba la clase media en la mega entretenida sátira zombie de Train to Busan era Ma Dong-Seok. Actor de evidente presencia en cámara que se ha convertido en uno de los grandes intérpretes del momento en la siempre eficiente industria surcoreana. En Unstoppable encuentra un papel a su medida, que mantiene mucho del carácter que ya ha encarnado en filmes anteriores; pero esta vez, como absoluto protagonista.

Dong-Seok encarna a Dong-chul, un hombre que se gana la vida en el mercado y que siempre está pensando en invertir en un nuevo negocio que alguno conocido le dice que da mucha fortuna. De esta forma ha sabido dejar atrás su pasado criminal, gracias sobre todo a la inestimable ayuda de su pareja (Song Ji-Hyo); quien le ha hecho encontrar la bondad, el orden y la tranquilidad en su vida. Todo cambiará cuando esta sea secuestrada por un mafioso sociópata (Kim Seong-oh) que negocia con la trata de blancas y que cree que todo el mundo tiene un precio.

A partir de ahí, la película se mueve con la eficiencia y la factura notable que la industria surcoreana suele dar a sus películas, y sabe ofrecer una previsible pero muy eficaz mezcla de humor y acción. Una historia de venganza entretenida, con un pulso eficaz y en la que sólo la presencia de Ma Dong-Seok ya asegura unos buenos tortazos. Un ligero entretenimiento que entró muy bien con la carga de películas acumuladas vistas anteriormente.

Valoración: 6/10

Dogs Don’t Wear Pants (J-P Valkeapää, Finlandia-Letonia) – Noves Visions

Ganadora del Premio del Público en el Fantastic Fest de Austin hace apenas una semana, la finlandesa Dogs Don’t Wear Pants era la encargada de inaugurar la sección Noves Visions. La sección dedicada al cine más radical y de autor. Y nos hemos encontrado con la primera joya del festival, esa película que recordar o recomendar a otros compañeros y que pasa desapercibida en la programación. Una historia con el mundo sórdido del BDSM de fondo que en realidad habla, desde un entrañable y cercano estudio de personajes, del dolor y la pérdida.

Juha (Pekka Strang) es un respetado cardiólogo y cirujano que vive traumando todavía por la muerte de su mujer ahogada en un lago. Lidiando él solo con su hija adolescente. De forma casi accidental, Juha empezará a interesare por el mundo del sadomasoquismo, en especial entablando una relación con una dominatrix llamada Mona (Krista Kosonen), a la que le concierta citas. Yendo a más nivel de dolor y también de apego entre ellos cada una de las citas.

Que no os asuste su póster o su argumento; porque os perdéis una película notable en su trabajo con los personajes y que trata la pérdida y la soledad de una forma entrañable, emotiva y cercana. Sin evitar cierta crudeza, Valkeapää firma lo que casi podría ser una comedia romántica y sobre todo un fantástico estudio de personajes, encarnados de forma excelente por Pekka Strang y una magnética Krista Kosonen. Un canto a la superación del trauma y la libertad de encontrar ese camino; aunque no sea el más convencional. De las que recordaremos al repasar esta edición.

Valoración: 7/10

 

Jose Asensio

Jose Asensio ha escrito 451 artículos en Ciempiés.

A %d blogueros les gusta esto: