“The Prodigy”; historia simplona alrededor de un niño maligno y la maternidad

Nota:
Una madre empieza a preocuparse por el comportamiento de su hijo cuando empieza a hablar en sueños y resultar perturbadora su presencia, sospechando que algo ha poseído y se encuentra dentro de su hijo

Tomando el siempre eficaz y clásico elemento del niño malévolo y endemoniado – al igual que clásicos como La profecía El exorcista -, Nicholas McCarthy ofrece un filme de terror de aires setenteros que decepciona soberanamente a causa de caer en tics habituales del género y ofrecer una historia simplona que roza el ridículo en algunos de sus rebuscados giros.

Una madre (Taylor Schilling) empieza a preocuparse por el comportamiento de su hijo cuando empieza a hablar en sueños y resultar perturbadora su presencia, sospechando que algo ha poseído y se encuentra dentro de su hijo.

Bebiendo de clásicos como la citada La profecía Muñeco diabólico e incluso copiando sin miramientos uno de los shocks de terror del cine de Mario Bava – que ha servido además de escena promocional del film antes de su estreno -; McCarthy decepciona al tejer una historia genérica de miedos maternos y niños diabólicos malrolleros al caer en terrenos habituales y ofrecer un drama muy simplón que pretende ser rebuscado.

El hallazgo del joven Jackson Robert Scott – el pequeño Georgie en el taquillazo IT de Andrés Muschietti – es el gran hallazgo al cumplir con creces como niño maligno dentro de un relato que no saca provecho a algunos de sus temas – la psicopatía infantil o el miedo de la maternidad -; precipitándose a lugares comunes y una apariencia de guión enrevesado que revela todavía más su simpleza.

 

Jose Asensio

Jose Asensio ha escrito 460 artículos en Ciempiés.

A %d blogueros les gusta esto: