“The Gentlemen: Los señores de la mafia”; Guy Ritchie vuelve a su zona de confort

Nota:

 

Guy Ritchie vuelve a su cine más canalla en “The Gentlemen”

Guy Ritchie vuelve después de unos años más comerciales y genéricos, aunque con alguna que otra cinta interesante,  para contarnos una historia sobre mafiosos, recuperando parcialmente su verborreico y acelerado estilo fílmico, aunque esta vez más comedido y accesible para el gran público.

La dirección de Ritchie vuelve a ser genial, pero le falta el punch y la chispa de otros trabajos como los de Snatch, por citar un ejemplo claro. Aunque el ritmo de los acontecimientos quizás no sea el deseado, el montaje y narración de los mismos son otro cantar, ya que todo se cuenta con paciencia pero sin perder el interés de espectador.

Respecto al guion, también cortesía de Ritchie, se trata de una historia inteligente pero no brillante y de una trama interesante pero que no sorprende, a pesar de los intentos de la propuesta, con sus innumerables giros, algo a lo que el bueno de Guy suele recurrir en su filmografía, y de lo que no tengo queja alguna, pero en esta ocasión no ha salido tan redonda la cosa, al contrario que en Snatch o RocknRolla.

Mención especial a los fabulosos personajes (algunos de ellos merecían más minutos) y a sus impagables diálogos, siendo (junto al reparto) lo mejor de la cinta, ya que las conversaciones entre mafiosos y personajes de dudosa moralidad atrapan. Una genialidad, aunque es una pena que el núcleo de la historia no esté a la altura de las circunstancias.

Y bueno, qué decir del reparto. Destacar que todos están convincentes, aunque algunos están mejores que otros, por lo que mejor centrarse en los estos. Matthew McConaughey encabeza el cartel de la película, pero aviso que no es el protagonista. Ofrece una actuación convincente y contenida, siendo un papel más serio de lo habitual en el actor. No obstante, me gusta mucho más el Matthew desmelenado e hilarante, no estando esta interpretación entre una de sus mejores y siendo superado por sus otros compañeros de reparto, los cuales tienen personajes mucho más agradecidos.

Mención aparte a un cómodo Colin Farrel o un correcto Charlie Hunman, el que verdaderamente se roba la función y destaca es Hugh Grant, ofrece una hilarante y brillante actuación, demostrando que debería hacer más cine y que se le da de miedo hacer de canalla desvergonzado. Un papel que debería ser reconocido, pero que no será así por la trayectoria del británico.

En conclusión, estamos ante una buena película de Ritchie pero que no está al nivel de las citadas. No obstante, supone un interesante y logrado thriller de mafiosos (y más si te gusta la filmografía del director), con una buena historia, diálogos maravillosos y un reparto de lujo y pletórico. Guy, quédate en este cine y déjate de alfombras.

 

Jose Humanes

José Humanes ha escrito 658 artículos en Ciempiés.

A %d blogueros les gusta esto: