Lo mejor del D’A Film Festival 2020 (Parte 1)

La situación de excepcionalidad frente a la pandemia del Coronavirus ha llevado al sector cultural a tener que encontrar nuevas formas de seguir distribuyendo su oferta cultural. Esto no solo se ha dado en la misma distribución cinematográfica – véase el caso de Universal en Estados Unidos, el preestreno especial de próximos estrenos en plataformas o la veloz llegada al formato doméstico y el VOD de películas estrenadas en cines hace tan solo uno o dos meses -, sino que otros sectores como los festivales de cine han tenido que aplazar o suspender su actividad o, como es el caso del Festival de Cine de Autor de Barcelona, adaptar su programación colaborando con plataformas online para mantener las fechas fijadas y que la cinefilia pueda disfrutar de esa experiencia; aunque sea desde el televisor de casa o una tablet u ordenador portátil.

La maniobra del D’A es de aplaudir. Encontrando al mejor socio posible en la plataforma Filmin, el mejor escaparate de este tipo de cine en nuestro país y con similar target de público. Cambiando las salas Aribau por el cómodo sofá de nuestra casa, del 1 al 10 de mayo, podrán disfrutar de grandes y singulares voces del séptimo arte. Y aquí estamos para ofreceros diversos reportajes especiales en los que recopilamos lo mejor de esta edición tan excepcional.

Habitación 212 (Christophe Honoré, Francia) – Inauguración/Direccions

Christophe Honoré (Vivir deprisa, amar despacio) fue el director homenajeado en la edición 2019 del D’A. Y parece haberle cogido el gusto al certamen barcelonés, ya que su nueva y juguetona película ha sido la elegida para inaugurar la décima edición del festival. Aunque la fiesta de aniversario tendrá que esperar al año que viene; esperemos que volviendo a la normalidad y viendo películas en los Aribau de la ciudad condal.

Habitación 212 nos presenta a Maria, una profesora de derecho que no cree en la fidelidad del matrimonio a largo plazo. Maria es seductora, activa sexualmente y ha tenido amantes desde hace muchos años. En cuanto llega a casa una noche, su marido Richard se percata de que su mujer le es infiel; y ahí empieza el lío. Para evitar una mayor crisis y darse tiempo de decidir qué hacer con la situación, Maria se hospeda en la habitación 212 del Hotel enfrente de su casa. Durante esa noche, Maria y Richard se enfrentarán a los actos de su pasado e imaginándose qué hubiera pasado si hubieran tomado otro rumbo en su juventud.

El encuentro con el joven Richard del que se enamoró para Maria, y del primer gran amor, su profesora de piano Irène, para el maduro Richard. Honore construye una comedia de enredos cínica e imaginativa que reflexiona sobre las relaciones de pareja y la fidelidad en el tiempo en plena madurez que concecta con otras propuestas recientes como Un sol interior de Claire Denis.

Su ruptura del rol tradicionalmente masculino en la piel de Maria, una espléndida Chiara Mastroianni, como conquistadora y amante libre. Su infalible reparto; en el que destacan Benjamin Biolay (ex-pareja de Mastroianni), Vincent Lacoste y Camille Cottin; su charme e ideas visuales la convierten en una fresca y estupenda película con la que pensar en esta situación tan excepcional. Como si el Alain Resnais más colorista y surrealista rodara una versión de “Cuento de Navidad” de Dickens.

Valoración: 8/10

La Reina de los Lagartos (Burnin’ Percebes, España) – Un impulso colectivo

Una de las secciones más interesantes del festival es “Un impulso colectivo”, un conjunto de títulos de películas independientes de nuestro país que habitualmente apuestan por un lenguaje arriesgado y experimental.

El dúo de directores que forman Burnin’ Percebes, Nando Martínez y Juan González, ruedan por primera vez en formato cine (Kodak Super 8) esta marciana (nunca mejor dicho) película sobre las relaciones que no pudieron ser llena de fugas surrealistas; como ese inicio con lagartos gigantes invadiendo Barcelona a ritmo de saeta.

Llega el día en el que Berta y Javi deben despedirse; Javi es el príncipe de los lagartos, una especie extraterrestre que le envió para relacionarse con los humanos. Pero el problema es que al final no se ha ido como estaba previsto y Berta no puede tener a otro ser vivo a su cargo.

Una mezcla de V, La guerra de los mundos o La semilla del diablo desde una tierna historia de amor y ciencia ficción, casi como un amor de verano, que brilla en su riesgo y en su mirada limpia y natural. Que redondean unos excelentes Bruna Cusí y Javier Botet.

Valoración: 7,5/10

Un blanco, blanco día (Hylnur Palmason, Islandia-Dinamarca) – Talents

Tras su paso por la Semana de la Crítica de Cannes y el Festival de Sevilla, Un blanco, blanco día nos brinda otra voz del acuciante y muy interesante cine surgido de ese pequeño país de vikingos llamado Islandia. Un relato sobre la ira que, aunque tarda en arrancar, roza la excelencia es su estupendo tercer acto.

Ingimindur es un policía retirado que ha sufrido la muerte de su esposa en un accidente. Su existencia es tranquila construyendo la nueva casa para su hija y su nieta, a la que adora por encima de todo. Pero Ingimindur empieza a sospechar de que su mujer tuvo una aventura y esa intranquilidad le lleva a un dañino y oscuro viaje de ira y venganza que resquebraja su realidad cotidiana.

Con la fría puesta en escena habitual del cine islandés, entremezclado con ecos al cine de los Coen y su existencialismo, Un blanco, blanco día es un doloroso y humano viaje sobre el duelo en el que destaca el tremebundo trabajo de su actor protagonista, Ingvar Sigurdsson.

Valoración: 7,5/10

Abou Leila (Amin Sidi-Boumédiène, Argelia-Francia) – Talents

Ganadora del premio a la Mejor Película en la sección Nuevas Olas del Festival de Sevilla, Abou Leila se alza como una de las óperas primas del año en su potente reflexión sobre la violencia en clave de pesadillesca road movie desértica.

Argelia, 1994. S. y Lotfi, son dos viejos amigos que deciden cruzar el desierto para dar caza a un peligroso terrorista, Abou Leila. En el viaje, sus propios traumas y demonios se mezclarán y harán que sea más difícil saber si lo que ven es real y si lo es ese terrorista del que sólo S. ha escuchado rumores.

Amin Sidi-Boumédiène debuta con un notable pulso para su uso de largas tomas y los movimientos de cámara en esta especie de mezcla del Érase una vez en Anatolia, de Nuri Bilge Ceylan, y el David Lynch de Carretera perdida. Un viaje por el desierto de la locura y la violencia en la Argelia de los 90; con el peso de la Guerra Civil y el continuo terrorismo como telón de fondo, siempre en fuera de campo.

Valoración: 8/10

Jose Asensio

Jose Asensio ha escrito 470 artículos en Ciempiés.

A %d blogueros les gusta esto: