Lo mejor del D’A Film Festival 2020 (Parte 4)

Última crónica especial dedicada al D’A Film Festival que, ante la situación excepcional que estamos viviendo, ha decidido no cambiar fechas y pasarse al modelo online, gracias a la plataforma Filmin. Muy interesantes óperas primas y filmes venidos con el prestigio que da Cannes o San Sebastián protagonizan este último reportaje sobre el festival; que ha expuesto una potente y sólida programación.

Dwelling in the Fuchun Mountains (Gu Xiaogang, China) – Talents

En la celebración de su cumpleaños número 70, la anciana madre de la familia Gu sufre un derrame cerebral, lo que precipita su declive hacia la demencia. ¿Quién la cuidará?.

Gu Xiaogang se convierte en un cineasta a seguir con esta ambiciosa radiografía de los cambios de la China actual y sus urbes desde el microcosmos familiar. Un primer volumen en el que reflexiona sobre el choque generacional entre padres e hijos en el país; entre los que vivieron el arduo comunismo y quiénes han crecido en el egoista progreso capitalista en el que el dinero o la presión interesa por el enlace matrimonial siguen teniendo fuerza.

Largos planos secuencia, entre los que destaca un extenso travelling horizontal desde una barca, o en grua nos fascinan en un contemplativo ritmo del drama y sus personajes que remiten al cine de Hou Hsiao-Hsien o Edward Yang. Una película que unos pocos sabrán testar y en la que hay que dejarse fascinar en sus dos horas y media.

Valoración: 7/10

Nocturnal (Natalie Biancheri, Reino Unido) – Talents

Lauren, una cínica estudiante que vive con su madre, alimenta una secreta amistad con Pete, un hombre más mayor que se muestra obsesionado con ella.

Natalie Biancheri conjuga un filme intimista y sutil que sorprende en su desarrollo dramático y que remite al cine de cineastas mujeres referentes en nuestra época, como su compatriota Andrea Arnold, o la estadounidense Kelly Reichardt.

Una película que puede convencer a muchos de los espectadores del D’A; y en el que especialmente vale pararse en el excelente trabajo interpretativo de Cosmo Jarvis (Lady Macbeth) y Lauren Coe (The Devil’s Doorway).

Valoración: 7,5/10

Roubaix, une lumière (Arnaud Desplechin, Francia) – Direccions

Es la noche de Navidad en Roubaix. El jefe de policía Daoud realiza la enésima patrulla por la ciudad en la que creció. Coches robados, altercados… En el cuartel, el novato Louis Coterelle trata de reunir información sobre su nuevo trabajo. Cuando se reúne con Daoud, el primer encargo de ambos consiste en investigar el brutal asesinato de una anciana. Sólo tienen a dos sospechosas: Claude y Marie, dos chicas alcohólicas y que parecen mantener una relación romántica entre sí.

Uno de los directores más atractivos y heterogéneos del cine francés reciente, ofrece con Roubaix, une lumière una rara avis en su cine; al homenajear el polar y el cine policíaco desde una rompedora mirada realista que brilla por su solidez en sus dos partes diferenciadas.

Ese retrato realista hace que Arnaud Desplechin aborde el cosmos de esa ciudad marginal del norte de Francia que da nombre al título y un complejo dibujo a sus personajes principales, tanto el jefe de policía como las dos sospechosas, encarnadas por Léa Seydoux y Sara Forestier. Brilla especialmente el primero, interpretado por un memorable Roschdy Zem; un “personajazo” que destila humildad, cercanía y melancolía.

Ecos a Dostoyevsky en sus reflexiones sobre el crimen y la verdad, y una banda sonora de Grégoire Hetzel que recuerda a la que realizó Miles Davis para Ascensor para el cadalso de Louis Malle, y que redondean uno de los noir más atrevidos de estos últimos años.

Valoración: 8/10

My Mexican Bretzel (Nuria Giménez, España) – Un impulso colectivo

La película combina fragmentos del diario de Vivian Barrett con imágenes filmadas por Léon Barrett entre los años 40 y los años 60 del siglo pasado. Se trata de un falso documental, aunque parte de lo que aparece y se cuenta es real.

Nuria Giménez ha creado una de las sensaciones del festival y del último cine independiente español. Un fascinante juego de metraje encontrado que hace reflexionar al espectador sobre lo cinematográfico, la verdad de la ficción. Si lo que vemos y el diario de Vivian Barrett narrado en off son reales, y si son la misma persona.

Una ficción que evoca al maestro Douglas Sirk, en su retrato de las frustraciones y deseos de una mujer casada de clase acomodada en los años tras la Segunda Guerra Mundial. Una obra a la que acercarse lo más virgen posible y que permite reflexionar sobre el poder de la verdad y la mentira; y sobre los propios mecanismos del documental y la ficción.

Valoración: 7,5/10

Monsters (Marius Olteanu, Rumanía) – Talents

En un lapso de 24 horas y a raíz de una serie de encuentros con desconocidos, una pareja decide que romper su relación puede ser la mejor manera de demostrarse mutuamente su amor.

Presentada en la sección paralela Forum de la Berlinale, la ópera prima de Marius Olteanu sigue las habituales formas de la Nueva Ola del cine rumano (uso del sonido ambiente, largos planos secuencia…) para tejer una historia que narra 24 horas de una pareja en crisis, sus dos puntos de vista.

Una historia sobre el “ni contigo ni sin ti” en el que la utilización del formato sirve para mostrar la angustia, inseguridad y desconcierto de la pareja; al más puro estilo de Xavier Dolan. Quizás no aparenta aportar nada nuevo a este tipo de dramas sobre la separación o las inseguridades de las relaciones sentimentales, pero acaba siendo una de las películas que más recordaré de esta edición del festival.

Valoración: 8/10

Algunas bestias (Jorge Riquelme Serrano, Chile) – Talents

Alejandro y Ana llevan a su familia de vacaciones a una isla remota en el sur de Chile. La tranquilidad del viaje se ve perturbada cuando Nicolás, el encargado del mantenimiento, que los transportó hasta allí, desaparece dejando a la familia atrapada.

Ganadora del Premio Nuevos Realizadores, el chileno Jorge Riquelme Serrano construye una perturbadora y turbia radiografía de la familia, al más puro estilo El ángel exterminador de Buñuel, en el que ante el encierro y la soledad de quedarse en esa isla hacen que se caigan las máscaras y que temas como el dinero, el abuso sexual y los odios subyacentes salen a flote.

Muy cercana a la incomodidad y provocación de El Club de Pablo Larraín, hará que algunos se queden atrás o vean el viaje demasiado sufrido. Pero lo que es indudable es el excelente trabajo de su reparto, liderados por los siempre magistrales Paulina García y Alfredo Castro.

Valoración: 7/10

Jose Asensio

Jose Asensio ha escrito 476 artículos en Ciempiés.

A %d blogueros les gusta esto: