“Halloween Kills”; Haddonfield va a la caza de Michael Myers

Nota:

Una docena ya son los títulos de la saga Halloween. Más de cuarenta años a las espaldas de la saga y decenas de víctimas en el cuchillo del icónico Michael Myers. En 2018, BlumHouse decidió resucitar una franquicia que iba dando pasos de ciego entre secuelas sinsentido y revisiones muy sui generis de directores relevantes del terror como Rob Zombie.

La jugada salió a las mil maravillas con el regreso de Jamie Lee Curtis, la scream queen por excelencia y superviviente de la primera entrega del gran John Carpenter, con la supervisión (y música) de John Carpenter y dejando de lado todas las secuelas posteriores que exploraban en exceso y sin mucha cohesión el origen y evolución de la amenazante “sombra” llamada Michael Myers. Tras el éxito, era inevitable que decidieran seguir reavivando la llama de la franquicia y ya se anunció que todo iba a formar parte de una trilogía. Por tanto, nos esperaban dos películas más con Laurie y Michael.

En Halloween Kills nos encontramos con una secuela directísima de la película anterior. Con Michael Myers aparentemente muriendo quemado en la casa-fortaleza de Laurie Strode y, con ella, su hija y su nieta sobreviviendo al acechante regreso de “la sombra”. Evidentemente Michael no está muerto y saldrá de allí solo como él sabe; dejando una ristra de cadáveres de por medio. Pero mientras Laurie se recupera en el hospital de las heridas; el pueblo de Haddonfiled, avivados por los supervivientes, deciden tomar cartas en el asunto e ir a por Michael en vez de esperar a que él ataque.

David Gordon Green en la dirección y Danny McBride en el guión construyen en esta secuela un filme de nuevo intenso y satisfactorio para el fan de la saga. Especialmente al contar con el bodycount más alto de la saga y de nuevo con una realización impecable; muy por encima de buena parte de los productos de terror mainstream.

Pero la sensación de entrega intermedia (hay que recordar que falta una tercera entrega) le afecta; aunque decida atreverse a tejer casi un símil de la enferborecida y caótica Estados Unidos de Trump en el pequeño pueblo de Haddonfield; y en como la cerrazón de ideas, rumores y la masa vencen a cierto racionamiento y llegue a hacer incluso, que empaticemos o busquemos comprender al monstruo.

Una idea arriesgada, no del todo cohesionada en la película, pero valiente en la franquicia y en el propio género. Habrá que esperar a su tercera entrega para ver como madura todo este entuerto mientras sonreímos de nostalgia oyendo las piezas originales de la banda sonora de Carpenter.

Jose Asensio

Jose Asensio ha escrito 514 artículos en Ciempiés.

A %d blogueros les gusta esto: