“Sólo se vive una vez”; “Las aventuras del rabino Yaakov” argentina

Nota:
Santiago Segura produce y participa en esta nueva comedia con tintes “Torrentianos”

Nos llega otra comedia argentina, un género cada vez más demandado nuestro país y que encuentra su público entre la audiencia española. Si ya a principios de año podíamos disfrutar de la muy recomendable Casi leyendas, que contaba con la presencia de nuestro Santiago Segura, ahora nos llega Sólo se vive una vez, otra película con Segura entre sus filas, en la que también ejerce como productor.

La película nos cuenta la historia de la historia de Leo, un estafador que deberá asumir otra personalidad para huir de los sanguinarios mafiosos que le persiguen. La personalidad por la que opta Leo es la de  un rabino en plena convención de los mismos. Inmediatamente los mayores expertos en cines sabrán que este argumento ya se ha dado en la historia del cine, concretamente en Francia de la mano del gran Louis de Funès en Las aventuras del rabino Yaako, una de las mejores comedias del actor francés. Si a este plagio descarado le sumamos una historia muy mal llevada, unas terribles escenas de acción muy mal rodadas y un humor que intenta despertar la risa al espectador pero solo causa vergüenza ajena, tenemos una comedia muy fallida donde vemos que se intenta, pero que nunca se logra salir de la mediocridad.

La cinta bebe mucho de nuestro Torrente, y es que parece ser que allí el personaje creado por Santiago Segura es una especie de icono en el país y muchos de los directores de allí intentar copiar esta fórmula, casi siempre de manera fallida, sin tener la frescura que tiene nuestro policía casposo.

Un reparto con rostros españoles

En el reparto aparte de tener a un Peter Lanzani muy entregado, pero que no da la talla, tenemos a numerosos rostros conocidos de la filmografía española como el propio Santiago Segura que aparece menos de lo que esperábamos, un casi cameo de Carlos Areces y Hugo Silva, que sin duda se roba la película en cada aparición y aprovecha cada minuto que tiene de metraje con una divertidísima caracterización. La estrella internacional de la película es Gerard Depardieu que ejerce de villano de turno. Algo parecido a lo que hizo Alec Baldwin en la quinta entrega de Torrente. Pero aquí el actor francés parece desmotivado y suelta sus diálogos pensando solo en el cheque que le van a soltar y pensando en las buenas vacaciones que se está pegando en Argentina. Aunque es cierto que es divertido verle hablar argentino.

La acción de la película , como hemos dicho antes está mal rodada y se abusa mucho del croma. Una pena porque se podía haber salvado esta parte y ni siquiera. La música es correcta y al menos podemos disfrutar de los Kiss en buena parte del metraje.

En resumen, una comedia tonta, sin muchas pretensiones y que no hace reír demasiado. Copiar ideas de películas míticas y encima hacerlo mal condena a esta producción Si encontráis algo mejor en taquilla, no dudéis en pasar de Sólo se vive una vez.

Jose Humanes

José Humanes ha escrito 490 artículos en Ciempiés.

A %d blogueros les gusta esto: