“Las estrellas de cine no mueren en Liverpool”; el amor no entiende de edades

Nota:

Basado en el romance real entre Peter Turner y la actriz Oscar Gloria Grahame, el cineasta Paul McGuigan (irregular donde los haya con películas buenas como El caso Slevin, intervenciones en series como Sherlock o Luke Cage o aberraciones como Obsesión) se encarga de llevar a la gran pantalla las memorias del actor Peter Turner en su relación con la famosa actriz.

La historia nos situa justo cuando el actor recibe una llamada inesperada: su ex amante, la actriz ganadora del Oscar Gloria Grahame , ha sufrido un colapso en un hotel de Lancaster. Mientras ella se niega a ser atendida por los médicos, a él no le queda más remedio que ir a buscarla para llevársela a su humilde casa familiar en Liverpool. Allí, mientras cuida de ella, revivirá todo lo que les unió durante años, y también lo que les separó. Peter se enamoró de Gloria la primera vez que la vio. Era su nueva vecina, una diva de Hollywood, alegre, divertida y llena de energía. Él era un joven actor que comenzaba a cosechar tímidos éxitos en el Liverpool de finales de los 70. Pero ni la diferencia de edad entre ellos ni la fama impidieron el flechazo que dio lugar a una de las historias de amor más apasionadas y comentadas de la época.

Con un guión muy respetuoso, lleno de momentos tiernos que no caen nunca en el momento empalagoso, Las estrellas de cine no mueren en Liverpool es una agradable historia de amor que siempre intenta buscar el tono de amabilidad que tiene una historia de este tipo. Siempre es difícil de plasmar el amor cuando la diferencia de edad son latentes y muchas veces se cae en el ridículo. En esta cinta se ha sabido tratar el tema de una manera en la que no quede mal, ni cómico esa diferencia de edad y lo hace con un ritmo ameno y amable, donde en ningún momento se cae en lo zafio, respetando a las dos figuras que se presentan. Sin duda no es no es un biopic que caiga en los esterotipos de este género que se ciñen a una fórmula académica. Si no que va más allá.

La cinta sin duda centra casi todo su peso en la actuación de los dos actores protagonistas que son Jaime Bell y la legendaria Anette Beninng. El primero muy sorprendente en la piel de Peter Turner, donde firma el mejor papel de su carrera, después de su debut en Billy Elliot. Beninng está inmensa por todo los lados y se mete en la piel de esta actriz que parece que la estamos viendo resucitar. Los dos actores tienen mucha química en pantalla y eso ayuda a que la película funcione. No podemos olvidar de otras apariciones que tiene la película como la de Julie Walters que hace de madre de Jaime Bell o Vanessa Redgrave que tienen pequeños roles pero que funcionan muy bien.

En resumen, Las estrellas de cine no mueren en Liverpool es un homenaje a Hollywood, al tiempo pasado, a las relaciones sin edad y sobre todo al mundo del cine. Una película que enamora con sus primeros minutos. Recomendada.

 

 

Jose Humanes

José Humanes ha escrito 633 artículos en Ciempiés.

A %d blogueros les gusta esto: