“El espía que me plantó”; Kate McKinnon es la reina de la comedia, la película no

Nota:
La cinta nos presenta a Audrey y Morgan son dos amigas que se ven involucradas en una conspiración internacional cuando una de ellas descubre que su ex-novio era en realidad un espía

Dirigida por Susana Fogel, El espía que me plantó es una comedia de acción que centra todo su peso en la química de su dos protagonistas, sin importar demasiado la trama y repitiendo un esquema que ya hemos visto en otras películas como es la de dos amigas que se ven en apuros como ya vimos el año pasado con la patética Descontroladas o en la mítica Thelma y Louise.

La cinta nos presenta a Audrey y Morgan son dos amigas que se ven involucradas en una conspiración internacional cuando una de ellas descubre que su ex-novio era en realidad un espía.

El espía que me plantó cae en todos los tópicos de la comedia americana. Chistes riéndose de si mismos que en nuestro país nunca acaba de cuajar y miramos atónitos como en pantalla ante una sucesión de gags donde no todos funcionan de la manera correcta. Aparte que la cinta tiene un importante problema de ritmo, con un comienzo vertiginoso mezclando escenas de acción, más propias de una película de espías que de una comedia, con gags cómicos, la película tiene una segunda hora donde le cuesta mezclar estos elementos y se pierde en si misma.

La diosa Kate

Sin duda lo que más destaca de la película es la actuación de sus dos protagonistas que son Mila KunisKate McKinnon que pese a que parecen muy distintas entre si, han logrado tener una química entre ellas que hace que la obra sea menos horrible. Mila Kunis muy correcta en su papel, pero la que se roba todas las escenas es Kate McKinnon que sigue creciendo a pasos agigantados en la industria de Hollywood y que convierte en oro todo lo que sale por su boca. Su capacidad de improvisar y vis cómica la hacen la mejor cómica de toda América. Esperemos que le lleguen más papeles como protagonista porque queremos ver más de ella. En roles más secundarios tenemos a  Justin Theroux  cuyo personaje da título a la cinta y la siempre convincente Gillian Anderson, a quien el personaje de McKinnon profesará su admiración de manera nada discreta y protagoniza uno de los momentos más cómicos de la peli.

Sorprende la realización de las escenas de acción de la película. Muy del nivel de cintas de 007 que de una tonta comedia americana. Las persecuciones en coche, corriendo o los tiroteos están muy bien realizadas y te mete en la trama pese a que nunca llegas a sentir peligro por las protagonistas.

En resumen, otra tonta comedia de espías con dos actrices en estado de gracia que harás que te rias en algunos momentos. Hay mejores opciones en la cartelera.

Jose Humanes

José Humanes ha escrito 633 artículos en Ciempiés.

A %d blogueros les gusta esto: