“Érase una vez en… Hollywood”; el homenaje de Tarantino al mundo del actor

Nota:
Quentin Tarantino nos presenta su noveno largometraje

Cada vez que Tarantino estrena película, los cinéfilos tenemos cita obligada con la gran pantalla. Después de haber dividido a crítica y público con Los odiosos ocho, nuestro querido Quentin llega con la novena película, la penultima de su carrera según él (aunque ya sabemos como es el del Knxoville cuando se le va de la lengua)

 

La película se centra en el panorama cambiante de Hollywood a finales de los años 60, cuando la industria empezaba a olvidarse de los pilares clásicos. La estrella de un western televisivo, Rick Dalton , intenta amoldarse a estos cambios al mismo tiempo que su doble. Sin embargo, la vida de Dalton parece que está ligada a sus raíces de Hollywood, puesto que es vecino de la actriz y modelo Sharon Tate , que acaba siendo víctima de la familia Manson en la matanza de agosto de 1969.

Un buen numero de hilos narrativos que cuentan varias historias en un guion muy detallista, aunque con diálogos  menos brillantes que que anteriores films, pero con las licencias que siempre se permite para cambiar la realidad de las cosas. A veces te preguntas donde quiere llegar contándote ciertas anécdotas que parecen no tener importancia, pero el tramo final puede ser uno de los mejores finales que he visto desde hace muchísimos años. Tarantino también se atreve incluso con el cine de terror y en un pasaje que tiene que ver con el personaje de Brad Pitt y la secta de Charles Manson sentimos la tensión como si estuviéramos dentro de la Matanza de Texas.

La galería de actores que aparecen es inmensa, aunque toda la película la muevan tres: Di Caprio, Pitt y Margott Robbie que hace un papel de Sharon Tate deslumbrante pese a las criticas que se han vertido de que sale poco tiempo en pantalla, totalmente equivocadas. Al Pacino, Kurt Russell, Bruce Dern, Zoe Bell, Dakota Fanning y hasta Luke Perry que falleció poco después del rodaje.

La película abarca seis meses durante 1969, pero está llena de homenajes a viejos programas de televisión, películas de aquellos años, carteles publicitarios de neón, música, cultura pop, hippies etc.. convirtiendo sus recuerdos de niño en una grandísima película. Tarantino vuelve a elegir una banda sonora con temas muy sesenteros incluyendo al famoso grupo Los Bravos como ya vimos en el trailer.

En resumen, Tarantino ha vuelto y lo hace con una película que seguramente no gustará a todos. Tiene momentos de diálogos que parece que no lleven a ningún lado y el final puede irritar a bastantes, pero si eres un fan de este excéntrico director, seguramente disfrutes de esta joyita que ya pasa a ser una de las mejores películas de 2019.

Jose Humanes

José Humanes ha escrito 641 artículos en Ciempiés.

A %d blogueros les gusta esto: