Noche de bodas (Ready Or Not); jueguecitos de mi familia política

Nota:

Matt Bettinelli-Olpen y Tyler Gillet debutan con un largometraje completo tras formar parte de las películas corales Southbound y la primera de la saga V/H/S con Noche de bodas. Un film de terror tremendamente divertido, gamberro y eficaz aunque no pretenda cambiar las reglas del juego del slasher. Sustentándose además en una de los trabajos interpretativos más molones y carismáticos del año; el que realiza Samara Weaving. La “Scream Queen” de este año; que hace doblete en el festival de Sitges (también está en el cast de Guns Akimbo).

La película nos sitúa en la celebración de boda de una mujer con su adinerado novio; perteneciente a una estirpe familiar de gran riqueza desde hace ya cuatro generaciones relacionadas con el juego. Como es tradición en la rica familia, tras la celebración pertinente y como ritual de paso a formar parte total de la familia, el nuevo integrante tiene que participar en el juego que le toque. Nuestra protagonista sacará la peor carta posible y tendrá que sobrevivir hasta que llegue el amanecer.

Sabiendo marcarse cierta personalidad propia en una mezcla de géneros muy manida en el terror actual (slasher, comedia negra y sátira social), Noche de bodas se convirtió en uno de los sleepers de la taquilla estadounidense y sin duda va a ser una elección más que acertada para el próximo Halloween. La película sabe llevar muy bien su mixtura; desde un tono de comedia gamberra más cercano a la escuela británica hasta las habituales vorágines de violencia y gore que el fan del género aplaudirá con gusto. Encima, el filme sabe ser una lúdica y visceral crítica a ese rico 1% de la población mundial; dándole un disfrute al espectador medio.

Otro aspecto que brilla es su acertado reparto. Todos bien en sus papeles (Adam Brody, Andie MacDowell o Henry Czemy) pero siempre a merced del arrollador carisma de Samara Weaving, joven actriz con potencial de superestrella y que refleja un encanto, vis cómica y entrega que pocas veces hemos visto en el cine de género reciente, y sobre todo en el mainstream; cómo es el caso.

Noche de bodas es sin duda una de las pelis de género más divertidas del año. Una gamberrada que destila violencia, canalladas y un carisma brutal de su reparto. En especial, al ser la confirmación de Samara Weaving como imparable superestrella en construcción. Ya tienen diversión para Halloween.

Jose Asensio

Jose Asensio ha escrito 460 artículos en Ciempiés.

A %d blogueros les gusta esto: