“A Ghost Story”; minimalista y poética obra existencialista sobe nuestra conexión emocional, el tiempo y la memoria

Nota:

Tras un paso bastante discreto por la factoría Disney dirigiendo Peter y el dragón, David Lowery vuelve a su esencia existencialista en una obra de comedida estética en formato cuadrado y escueta narración para ejercer un magistral relato poético sobre nuestra memoria y nuestra férrea necesidad de perdurar y no olvidar. Una obra maestra.

C (Casey Affleck), un joven músico muere en un accidente de coche y despierta en plena morgue con la clásica sábana blanca como atuendo (la imagen del fantasma más icónica y simple), rememorando situaciones de su vida en pareja y episodios que sucedieron en el tiempo pretérito y futuro de su casa.

La película ofrece dos partes muy diferenciales dentro de sus escuetas formas – que no buscan el prestigio superficial de ciertos autores que utilizan formas escénicas similares -; en la primera mitad la cinta sigue el proceso de duelo de M (Rooney Mara), la pareja de C; construida a partir de largos planos fijos en los que situaciones tan inactivas como el comerse una tarta cogen una enorme fuerza gracias a su reconstrucción en la segunda mitad; donde la película apuesta totalmente a la poética y a construir desde sus minimalistas formas un profundo y triste relato existencial sobre la memoria, el tiempo y nuestras conexiones emocionales.

Una segunda parte en la que C, continua viviendo la historia de ese hogar; de ese espacio vital donde construyo sus recuerdos; aferrándose a ellos para no perder todo lo vivido. Una mirada al fantasma nada terrorífica, sino como símbolo existencial de nuestra ansía por la inmortalidad de nuestros recuerdos y experiencias, quizás el gran hálito y angustia que el ser humano tiene sobre la muerte; el que todas nuestras experiencias, recuerdos y conexiones emocionales desaparezcan en un segundo; lo que realmente nos hace vivir y ser humanos.

Filmando a la misma (y excelente) pareja que en su estimable obra En un lugar sin ley; Lowery ofrece un rumbo a su carrera de gran inspiración artística, de mayor poética y conceptualidad confirmando su posición como alumno aventajado del cine de Terrence Malick y ofreciendo una de las obras más dramática y emocionalmente profundas sobre el tiempo y la memoria; sobre la férrea existencia humana de no perder nuestros recuerdos, los verdaderos tesoros a conservar.

 

Jose Asensio

Jose Asensio ha escrito 237 artículos en Ciempiés.

A %d blogueros les gusta esto: