“Aliados”; Aires clásicos, pareja irresistible y espionaje del bueno

Nota:

Más allá de los rumores de prensa rosa que surgieron tras el divorcio de Pitt, Aliados nos ofrece un filme de claro aire clásico para darnos una historia de amor y de espionaje estimulante y atractiva aunque falta de magia y de ese aroma perpetuo de los grandes referentes clásicos.

La nueva cinta del oficioso Robert Zemeckis – aquí más contenido en su tono visual y en su puesta en escena – deja alguna secuencia para el recuerdo y un magnífico uso del digital para recrear un aroma a clasicismo y ensoñación bastante notables. El filme puede dividirse en dos partes bien diferenciadas, la primera en Casablanca y la segunda ya en Londres.

qBHuYbV96gzthtNXF6xVXDRIRzm

En su primera parte, Max (Brad Pitt) y Marianne (Marion Cotillard) se conocen en la ciudad árabe para trabajar juntos en una misión, las miradas y el arte de la seducción entran en escena para dejarnos un “affaire” y una acción de otra época que gracias a la química de Pitt y Cotillard se convierte en irresistible, dejando secuencias para el recuerdo como la escena romántica en pleno desierto donde la tormenta de arena y el travelling circular de Zemeckis dejan uno de los momentos más apasionados del año cinematográfico.

allied-official-trailer

Ya en su segunda parte nos trasladamos a Londres, allí ambos comienzan una feliz vida como pareja casada y con una niña; todo feliz y tranquilo hasta que el jefe de Max (Jared Harris) le anuncia que su mujer Marianne puede ser una espía alemana. a partir de aquí todo se transforma en el juego de sospechas y máscaras que tan bien se supo aprovechar en el cine clásico. Una segunda parte algo más marcada en el tiempo y por lo tanto menos estimulante para el espectador aunque su desenlace nada manipulador y su brillante escena de la fiesta en casa sean momentos donde Zemeckis brinda una gran clase de concesión narrativa pocas veces visto en el cine actual.

Cotillard termina ganando en el duelo interpretativo a Pitt con un personaje que siembra la duda a Max y por tanto, al espectador. Un filme donde destaca la gran química entre ambas estrellas – la fuerza que la mirada de ellos otorga al relato – en este buen juego de sospechas y de espionaje en el que la pasión vence a cualquier guerra.

 

Jose Asensio

Jose Asensio ha escrito 453 artículos en Ciempiés.

A %d blogueros les gusta esto: